Desarrollo Integral Desarrollo Integral para las Personas

20Jun/11Off

¿Vives esperando la quincena?

¿Vives esperando la quincena?

Una de las trampas en las que las personas suelen caer, especialmente durante una recesión, es la de vivir al día, es decir, siempre esperando el día de recibir el siguiente pago del salario o sueldo. En esta situación, no te puedes dar el lujo de cambiar de trabajos o que te despidan ya que el dinero que estas ganando apenas te alcanza para vivir.

Erin y yo estuvimos en una situación similar hace 10 años. A veces llegábamos al fin del mes con menos de $100 en total. Esto en realidad era mejor que la situación en la que estuvimos anteriormente. Al menos no estábamos creando o incrementando deudas.

Para reducir nuestros gastos, nos mudamos a un apartamento más barato, no es que tuviéramos otra opción -recién nos habían echado de nuestro anterior apartamento por atrasarnos con el pago de la renta.

Desafortunadamente el nuevo apartamento estaba en una calle muy transitada, y a veces era difícil dormir por el ruido de los carros. Lo peor era cuando se estacionaban en la acera frente a nuestra ventana a la 1 am, con la música encendida.

Técnicamente, considerando que ambos éramos auto empleados, esta no era una situación de estar siempre esperando el siguiente pago, pero sufríamos el mismo efecto. Ambos trabajábamos arduamente. Pero no generábamos mucho dinero... solo lo suficiente para cubrir nuestros gastos básicos pero no lo suficiente para tener un colchón de seguridad.

Recuerdo que me sentía estresado en ese entonces. Si llegábamos a tener algún contratiempo, como que el carro se averiara y necesitara alguna reparación, nos veíamos en aprietos.

Eventualmente salimos de esa situación y la dejamos muy atrás, no tanto por realizar ciertas acciones sino más bien, gracias a un gran cambio en nuestra manera de pensar.

Estas son algunas sugerencias basadas en lo que aprendimos en ese entonces para ayudar a quienes se encuentren luchando con dificultades financieras similares.

Asume tu responsabilidad.

El primer paso es asumir TODA la responsabilidad por tu situación financiera actual. No importa si alguien se aprovecho de ti, o si un acto de Dios te dejo en esta situación, o si tuviste una educación de muy mala calidad que te tiene en desventaja. Claro que todos esos factores pudieron haber tenido algo que ver con que llegaras a este punto, pero usarlos como justificación no te ayudará en nada.

En el pasado se aprovecharon de mí en algunos de mis negocios, pero mientras seguía enfocado en esos problemas del pasado, simplemente no podía avanzar. Tuve que dejar todo esto atrás, cerrar esos círculos y perdonar a todos y a todo para poder seguir adelante.

Debes asumir el 100% de la responsabilidad de tu vida financiera. No es 85% ni tampoco 99%. Si quieres mejorar tu situación, debes soportar todo el peso de hacerlo sobre tus hombros. Primero y antes que nada debes asumir la responsabilidad.

Aún cuando compartas tus finanzas con alguien más, debes tener el 100% de la responsabilidad por tu situación. No hay responsabilidades compartidas aquí, nada de 50% y 50%.

La responsabilidad es atómica. Es indivisible. Se puede multiplicar, pero no se puede cortar en pedazos. O eres responsable o no lo eres.

Piensa en esto por un momento. Si le pasas una fracción de la responsabilidad sobre tu situación a alguien más, te estás quitando esa fracción. Esto trabajará en tu contra a lo largo del camino cuando lo uses como una excusa para aflojar el paso en algún momento de debilidad. Si intentas delegar tu responsabilidad a alguien más, tu estas siendo irresponsable, es todo o nada.

Este punto debe quedar absolutamente claro, no puedo enfatizarlo más. Estoy consciente de que la idea de asumir tu responsabilidad puede sonar como un cliché, pero de verdad es aquí donde la mayoría de las personas fallan. La mayoría toma el 80% de responsabilidad y asumen que es suficiente. No lo es - ni siquiera está cerca de serlo. Metete en la cabeza en este momento que 80% es lo mismo que 0% cuando se trata de responsabilidad. No te puedes permitir salidas fáciles como culpar al mundo, la economía, tu pareja, o cualquier otro factor por tu inhabilidad para obtener mejores resultados.

La responsabilidad no se trata de culparte a ti mismo o mirar siempre al pasado. Es sobre tomar el control de tu situación. Se trata de comprender que en todo momento tienes la "Habilidad de Responder"-  la habilidad de decidir tus acciones. Es sobre aceptar la verdad absoluta de que si algo ha de cambiar, tú debes poner la fuerza que genere ese cambio.

Si no tienes el 100% de responsabilidad, estás absolutamente impotente - no tienes poder. Si deseas que las cosas cambien, debes concentrar todo tu poder. Y no puedes hacer esto si continúas negando aunque sea una pizca de tu responsabilidad.

No estoy sugiriendo que puedes tener el control de todas las circunstancias posibles. Simplemente digo que siempre tienes la habilidad de actuar. A veces tus acciones pueden resultar limitadas o sin efecto, pero siempre cuentas con el poder para actual en todo momento.

No importa si eres una esposa que dependes de tu esposo al 100% para tu ingreso familiar. Si quieres cambiar tu situación financiera, entonces la responsabilidad de ese cambio en 100% tuya, no de tu esposo. Tú no eres un ser débil y sin poder alguno. Tu eres una persona creativa. Nunca le eches la culpa a tu pareja por no cumplir con su parte de lo que tú crees que es una carga financiera. Si no te gusta la situación en la que te encuentras, entonces haz algo para cambiarla. Esto puede ser influenciando a tu pareja para hacer ciertos cambios o puede ser generando ingresos por ti mismo(a). De cualquier forma, es tu voluntad la que debe impulsar este cambio.

Debes aceptar que si tu situación va a cambiar, va a ser por tu decisión, de otra manera nunca cambiará.

Elimina gastos, pero sin exagerar.

Las personas que se encuentran en problemas económicos a veces se enfocan en tratar de aminorar sus gastos. Este tiene sentido pero solo hasta cierto punto. He visto a mucha gente exagerar al hacerlo, lo que es una estrategia muy tonta.

Si has estado viviendo a tus anchas, te puedes beneficiar de una o dos rondas de disminución de costos. Hazlo y elimina la pelusa. Tal vez no necesites después de todo usar ropa de diseñador o televisión por cable. Una de los cosas que yo hice fue cancelar todas las suscripciones a revistas que tenía y además empece a revisar materiales de auto ayuda (libros, audios y DVDs) en las bibliotecas locales en lugar de comprarlos. Estos fueron reducciones razonables en su momento.

Las reducciones irracionales son las que disminuyen de alguna forma tu calidad de vida, llevándote a un estado mental de escasez. Si realmente quieres llevar un estilo de vida minimalista, está bien, pero no te engañes a ti mismo diciendo que ese estilo de vida es para ti, si no es realmente lo que quieres. Si prefieres un estilo de vida de más abundancia, se honesto y admítelo. Nunca pretendas querer algo solo porque crees que no puedes tener lo que realmente quieres.

¿Cómo puedes diferenciar entre recortes aceptables y recortes  irracionales? Los recortes aceptables y razonables son los que te hacen sentir bien. "Ahhh, que bien que ya no voy a tener esta inmensa pila de revistas y periódicos". Los recortes irracionales  o que no son aceptables te hacen sentir mal. "Algunas personas dicen que no tener un auto es liberador, pero yo realmente odio tener que tomar el autobús para ir al supermercado".

Conozco gente que gasta 2 horas dando vueltas solo por ahorrarse $5. Eso da lástima. De seguro tú puedes ganar más de $2.50 por hora pidiendo limosna en una calle transitada. No malgastes tu tiempo solo por ahorrarte un poco de dinero. Si empiezas a hacer cosas que te hacen ganar menos que el salario mínimo (comparando cuanto te ahorras en relación al tiempo que inviertes) o si recortas tu presupuesto para alimentos al punto en que solo te alcanza para arroz y frijoles, estas yendo demasiado lejos.

Recorta gastos que te den espacio para respirar cuando lo necesites, pero no te dirijas hacia una miseria de largo plazo eliminando aquellas cosas de tu vida que te hacen ser más efectivo, productivo, como los aparatos de tu cocina, tu vehículo o la comida sana.

Toma nota que los gastos son algo recurrente. Cuando recortas tus gastos, estás ganando ahorros de largo plazo. Esto no quiere decir que vendas tus cosas para que tengas dinero extra. Vender cosas no es recortar gastos, a menos que hagas algo como vender tu consola de video juegos de manera que ya no gastarás en video juegos. Está bien si quieres apoyarte en eBay para ganar algo de dinero extra deshaciéndote de aquellas cosas que realmente no necesitas - Erin y yo hicimos un par de ventas de jardín - pero ganar algo de dinero extra de esta forma no necesariamente te ayudará con tu situación de flujo de dinero. Deshazte de la basura, pero conserva lo que realmente usas.

No inviertas mucho tiempo quejándote de tus gastos. No vale la pena. Algunas personas se vuelven locas haciéndolo. Compran lo más barato que encuentran y claro todo termina rompiéndose. Ir por lo barato casi siempre termina siendo más caro a largo plazo.

En algún momento te toparás con un límite ya que idealmente lo mejor es reducir tus gastos a cero, pero para la mayoría de las personas esto es totalmente irreal. Piensa de manera realista acerca de cuanto es lo que realmente puedes ahorrar. No tiene caso quejarse por lo que fácilmente podrías ganar en unas horas con un puesto de limonada.

Es mucho más sencillo a la larga incrementar tus ingresos en lugar de recortar tus gastos al máximo. No existen límites para cuanto puedes ganar, para efectos prácticos el cielo es el límite.

Haz recortes aceptables, pero no exageres. Si quieres que tu situación mejore, debes comprometer casi todo tu tiempo y energía a la generación de ingresos.

Decide que mereces más.

Las personas en general ganan lo que creen que merecen ganar. La razón principal por la que no ganas más es porque sabes que no lo mereces.

Esto es muy duro de aceptar. Lo más probable es que a tu ego le desagrade bastante esta idea. Puedes estar armando en este mismo momento argumentos para explicar porque esto no es verdad. Respira profundo, y aparta estas ideas y sentimientos por un momento.

Toma lo que ganas en una hora actualmente. Multiplícalo por 10. Ahora imagina que esto es lo que ganas realmente. Lo más probable es que te sientas un poco incomodo - tal vez un poco asustado, estresado, improbable, complicado, muy emocionado, o simplemente no es posible para ti aceptar que esto es real. Y ese es precisamente por lo que tú no ganas esa cantidad. Tu mismo haces que esa cantidad sea algo grande, tal vez demasiado.

Las personas que ganas 10 veces más que tú, no piensan en esa cifra como lo haces tú. Para ellos se siente normal y natural.

No es gran cosa. Una razón por la que no estás en esa situación aún es porque para ti es algo muy grande. Si quieres llegar ahí en algún momento, debes alcanzar un punto en tu mente donde ese nivel de ingresos no es gran cosa. Está bien si resulta un poco emocionante, pero no debe parecerte tan increíble que no puedas aceptar que es real.

Cuando conocí a Erin hace 15 años, ella ganaba $9 dólares por hora como secretaria - archivando, tipeando y haciendo cosas de ese tipo. Eso es lo que ella creía que merecía ganar. Eso se sentía normal y razonable para ella. Puedes ver cuánto gana hoy en día viendo las tarifas de sus lecturas intuitivas. Basta con decir que sus precios son como 100 veces más altos. Ahora ella gana en una hora lo que ganaba en casi 3 semanas. Y sí, sus clientes pagan felizmente esas cantidades.

Lo que es interesante es como las personas reaccionan antes los precios de Erin. Algunos ven sus precios y le escriben diciéndole : "Estaba interesado en tus servicios pero no puede costearlos". Esas personas no son candidatos para sus servicios, simplemente no los pueden pagar. No siquiera pueden entender porque Erin cobra eso. Sin embargo, bien puedes ser candidatos para leer el Blog de Erin, que es completamente gratuito.

Por otro lado están los clientes reales de Erin. Aquellos que simplemente van a su solicitud de servicio y agendan una lectura - sin quejarse o tratar de conseguir algún tipo de descuento. Para ello no es gran cosa. Puede ser que hayan consultado con otros psíquicos en el pasado con buenos resultados. Puede ser que están acostumbrados a estas tarifas para este tipo de servicios. Para los clientes de Erin, sus precios son normales y razonables.

Para que Erin ganara estas cantidades, tuvo que pasar por un proceso mental en que se dio permiso para ganar tanto. Algo que ayudó fue darse cuenta que otros psíquicos importantes en su campo estaban ganando cantidades de este nivel. Ella observó y aprendió de ellos, y pronto se dio cuenta que era por lo menos igual de buena que ellos para cierto tipo de lecturas. Pero antes de pasar por este proceso mental, a ella la enloquecía la idea de cobrar por sus lecturas. Para ella fue muy difícil lograr darse ese permiso para recibir una compensación a cambio del valor que ofrece.

No llamaría a esto un proceso de justificar más ingresos para ti. Tiene más que ver con permitírtelo. No te vas a dar una plática de ventas a ti mismo. Simplemente tienes que decidir que quieres ganar más, y que vas a encontrar una forma de aceptar que está bien hacerlo.

Cuando subes tus precios, puede que te salgas de un mercado, pero estarás entrando a otro. Por ejemplo, los clientes de Erin no quieren una lectura de $15 dólares. No confiarían en alguien que cobra eso, asumirían que no es bueno. Ellos quieren a alguien confiable, una lectura certera en la que puedan confiar. Los precios de Erin demuestran que su trabajo ha sido pre aprobado por el mercado en sí. Consecuentemente, una lectura con ella es mucho menos riesgosa. Además, ya que Erin atrae a clientes de más altos ingresos que cuando empezó, ahora ella tiene mayor influencia para hacer el bien y ayudar a más gente. Si ella logra ayudar a un emprendedor exitoso a clarificar su propósito en la vida, esto típicamente tiene un mucho mayor impacto que ayudar a un estudiante a decidir a donde ir de vacaciones en verano. El punto es que no debes sentir que por elevas tus precios, estas ofreciendo un servicio de menor calidad. En realidad es todo lo contrario.

A veces el proceso que debes atravesar para darte permiso será un poco complicado. Puede requerir cambios radicales en tu vida. Puedes sentir que necesitas hacer algo solo para llegar al punto en que sientas que mereces que te paguen más.

Cuando yo quería pasar de ganar cifras de 4 dígitos al mes a 5 dígitos, trate de imaginarme como un tipo que gana 5 dígitos al mes. Esto fue cuando tenía mi negocio de juegos de computadora. El problema era que no sentía que entregara un valor equiparable a ese nivel de ingresos. Solo pude darme permiso para incrementar mi servicio. Así que encontré una forma de sacar más juegos en un periodo más corto de tiempo, y poco después logré mi meta. Es importante entender que este proceso empezó con darme permiso paga ganar esa suma. Me dije que estaba bien, y solo hasta entonces, me di el permiso para hacer los cambios necesarios para poder manifestarlo.

Pensar que no merecemos más de lo que estamos recibiendo es un obstáculo común. Es tan común que ni siquiera lo notamos la mayoría de las veces. Simplemente pensamos que es normal ganar lo que estamos ganando actualmente. Pero es nuestro pensamiento lo que lo hace parecer normal. Alguien más puede considerar patético tu ingreso actual comparado con el trabajo que realizas. ¿Puedes aceptar en este momento que estas siendo mal pagado?

Un conferencista amigo mío recibió $75 dólares como pago por su primera charla profesional. Cuando le preguntaron su tarifa, ese fue el precio que el estableció. El pensó que era mucho por una hora de trabajo sobre el escenario. Muy pronto aprendió que los profesionales del área cobran mucho más que eso, y se dio cuenta que bien podía haber pedido $1000 dólares por aquella charla y hubiera estado bien para quienes lo contrataron porque su presupuesto era aún más alto. La última vez que revise, sus tarifas andaban alrededor de $7,500 dólares por charla. Ahora cada vez que sube sus precios y le pregunta cuánto cobraba en sus inicios, es difícil para el pronunciar palabra sin atragantarse.

Erin tenía el mismo problema con subir sus precios. Ella nunca quiere subirlos - Yo siempre tengo que impulsarla a hacerlo. (Sí, yo tengo la culpa de que algunos ya no puedan contratar sus servicios). Ella está demasiado inmersa en su situación para darse cuenta de que tan buena es y de cuan valioso en su servicio. Cada vez que sugiero un incremento de precios, ella entra en pánico. Dice algo como: "pero nadie va a poder pagarme eso, ¿cómo puedo cobrar tanto?". Hemos pasado por esto una docena de veces, y aún ahora su reacción es la misma. Si ella nunca hubiera subido sus precios para hoy tendría una lista de espera de por lo menos 5 años. O tendría que haber dejado de dar lecturas privadas como muchos otros psíquicos lo han hecho.

El punto aquí es que una segunda opinión puede resultar muy valiosa. Rodéate de personas que creen que mereces más, y descubre porque ellos sienten eso. Yo he sido muy afortunado por tener amigos que siempre están indicándome cuanto debería de estar ganando y he estado mal pagado. Esto me ha ayudado a incrementar mis ingresos en algunas ocasiones.

Cuando empecé a trabajar para una empresa como programador de juegos, cobraba $10 dólares por hora. Estaba en la universidad en ese entonces, de modo que en mi mente, yo era "solo un estudiante" y no merecía nada cercano a una buena paga. Pero resultó que yo era muy bueno en mi trabajo. Y afortunadamente, el cliente para el que estábamos trabajando voluntariamente duplicó mi salario, esto combinado con las regalías por las ventas que recibí me llevaron a ganar casi $50 dólares por hora. Cuando un cliente te ofrece pagarte el doble que lo que estas pidiendo te das cuenta que estás cobrando demasiado poco. Tal vez lo hicieron porque les causaba malestar pagar tan poco por un trabajo de esa calidad.

Por otro lado, cuando inicié como orador profesional, gané varios miles de dólares en mi primera plática. No tuve que iniciar en el extremo más bajo de ingresos porque yo ya me había dado permiso para ganar la cantidad que gané. No fue gran cosa para mí - me permití que eso se sintiera normal. De hecho, se sintió un poco bajo en comparación con lo que ya estaba ganado con mi Blog.

Los oradores más importantes ganas fácilmente $20,000 dólares por conferencia. Multiplícalo por 10 si eres un ex presidente y por 15 si eres Bill Cosby. ¿Crees que para Bill Clinton sea gran cosa ganar 6 cifras por una sola charla? ¿Crees que él se preocupa por cuánto dinero está ganando? Claro que no. Tú y yo pudiéramos volvernos locos si fuéramos a ganar esas cantidades, pero para él es solo rutina.

En lo personal encuentro muy entretenido incrementar gradualmente mi vibración financiera. Me gusta subir un nivel, establecerme ahí por un tiempo y tener una experiencia completa, y posteriormente subir al siguiente nivel. No me arrepiento para nada de los tiempos en los que apenas me alcanzaba para comer el Taco Bell. Aún en esos tiempos yo consideraba mi situación financiera como una aventura muy retadora. Cuando Erin y Yo nos mudamos juntos, un lujo era rentar una pelicula por 0.99 centavos y tal vez algunas pizzas muy baratas de 2x1. Solíamos decir que era increíble que alguien pagara $4 dólares por rentar una película en Blockbuster. Hoy en día, un lujo puede ser un viaje de vacaciones, un show en el strip de Las Vegas o un día de relajación en un SPA. A lo largo del camino, podemos subir de nivel de nuevo. Cada nivel es una muy divertida experiencia.

En este punto muy probablemente estés pensando algo como: "Si, si, seguramente, darme permiso, aja. Está bien ya me di permiso para ganar más. ¿Y ahora?" Si ese es todo el esfuerzo que vas a hacer, puedes dejar de leer en este momento y darte por vencido. Si desarrollas este paso correctamente, te puede tomas semanas. Lleva tiempo pasar los obstáculos financieros y darse permiso total para subir de nivel sin aferrarse a alguna excusa para justificarnos.

Yo recomiendo llevar un diario para administrar este proceso. Empieza listando por qué crees que no estás ganando lo que te gustaría ganar. Escribe todas tus excusas. Pregúntate que se requiere para liberarte de esas creencias limitativas. ¿Son verdaderas? ¿Otras personas ganan más incluso con los mismos obstáculos que tú? ¿Estás convirtiendo pequeños retos en grandes pilas de excusas? Pregúntate si estás listo para experimentar un mayor nivel de abundancia financiera. Haz lo que necesites para entrar en un estado de alerta. Si trabajas en esto mentalmente, te ayudara a hacerlo emocionalmente.

Finalmente, darte permiso no es más que una elección que debes hacer. No necesitas cumplir un montón de pre requisitos para establecer un nuevo nivel financiero. Pero si tú mismo te has puesto esos requisitos, entonces tendrás de ver la manera de cumplirlos de algún modo. A veces resulta más sencillo satisfacer nuestras creencias establecidas que desecharlas y reemplazarlas. Depende de ti decidir que creencias te están ayudando a ser una mejor persona y cuales simplemente están estorbando en tu camino y te están deteniendo.

Elimina el peso social muerto.

Probablemente hay gente en tu vida que más bien está apegada a tu estatus financiero. Esto no quiere decir que dependan económicamente de ti. Simplemente que se sienten muy cómodos con la situación en la que te encuentras - y si incomodarán si te atreves a realizar grandes cambios.

Si impulsas tus finanzas, otras personas en tu vida pueden sentir que las estas dejando atrás. Prepárate para esto. Porque así pasa.

¿Puedes identificar a alguien en tu vida actualmente que pudiera incomodar si tu duplicas o triplicas tus ingresos? Si es así, más te vale afrontarlo desde ya. Ya sea que lleguen a un acuerdo o que separen sus caminos. De otra forma esta persona pudiera (probablemente de manera inadvertida) tratar de sabotear tu crecimiento financiero, casi siempre haciendo comentarios negativos que te pueden hacer sentir mal por estar ganando más dinero.

Te aseguro que hay mucha gente del otro lado que estará feliz y emocionado de verte mejorar tus finanzas. Este es muy cierto en especial entre emprendedores, pero depende del área en que te desarrolles. Yo tengo amigos que me motivan mucho cuando hablo sobre impulsar mis ingresos, pero también tengo otros amigos que pueden llegar a sentirse amenazados o intimidados. La diferencia tiene poco que ver con cuánto dinero gana cada uno de ellos - tiene que ver con su actitud acerca de los incrementos financieros en sus propias vidas. Aquellos que me motivan invariablemente tienen una visión positiva del futuro. Y los otros están insatisfechos con su propia situación financiera.

Una de las mejores cosas que puedes hacer es hacerte amigo de gente que tiene una visión financiera positiva. No importa cuánto dinero estén ganando actualmente. Puede ser 10 veces más o menos que tú. Busca gente que asuma el 100% de responsabilidad por sus finanzas - gente que no le eche la culpa a otros por sus contratiempos.

De nuevo, los emprendedores son generalmente una apuesta segura. Agentes de ventas por comisión son otra buena elección así como inversionistas (de cualquier tipo) son buenos también. Empleados asalariados normalmente tienen un nivel muy lejano de entusiasmo financiero que los anteriores. Por eso es que están dispuestos a cambiar tiempo por dinero y donar casi el total de sus resultados a alguien más, cómo un emprendedor, un agente libre o un inversionista. Los empleados son por lo general muy generosos, pero usualmente sin aspiraciones respecto a sus vidas financieras.

Mejora tus servicios.

El dinero es un medio de intercambio de valores. Si quieres más dinero, debes crear más valor y/o entregar tu valor a más gente.

Una de las mejores formas de mejorar tus servicios es prestándolos de forma permanente. De esta forma puedes brindar tu servicio aunque no estés físicamente presente.

Por ejemplo, si recitas un poema a un grupo de 20 personas, puedes entregar el mismo valor a esas 20 personas. Pero esto es un evento a la vez. Cada día tienes que empezar de cero. Este enfoque es el común de la mayoría de los empleados. No crean nada que sea de su propiedad y que puedan reutilizar. Solo intercambian su tiempo por dinero, así que alguien más termina siendo el dueño de lo que han ayudado a construir - y por consiguiente los dueños cosechan los beneficios de largo plazo de ser los propietarios. De nuevo esto es muy generoso por parte de los empleados, pero muy poco inteligente si desean salir adelante financieramente hablando.

Históricamente, las personas adineradas han hecho un muy buen trabajo convenciendo a las masas que encontrar un empleo es lo mejor que pueden hacer. Es simplemente un lavado de cerebro.  Si consigues un empleo, no te puedes quejar de que el rico se haga más rico, porque en realidad tu lo estas ayudando a ser más rico. Tú haces el trabajo de construcción y operación de los sistemas que son propiedad y están en control de alguien más. ¿Cómo te puede ayudar esto a largo plazo? Lo único que estás haciendo es cuidar las tierras de tu amo. Si te atreves a ir a trabajar todos los días y encuentras difícil sentirte motivado, tal vez deberías pensar en dejar de ser esclavo voluntariamente.

Siempre que hago una declaración como la anterior, no falta quien diga: "Pero necesitamos tener empleos y empleados. Si no, ¿Quien va a llevarse la basura?". Eso es como decir: "Pero necesitamos esclavos. Si no, ¿quién va a cosechar el tabaco?". ¿Es esta razón suficiente para ser un esclavo? Tal vez podamos llegar a una mejor solución si la gente deja de someterse a la esclavitud. Tal vez no necesitamos generar tanta basura (y tabaco) en primer lugar. Personalmente preferiría intercambiar valores con gente libre que con empleados/esclavos.

Volviendo al ejemplo de la poesía, considera un poeta que escribe su poema y lo publica, tal vez en un sitio Web. Ahora su poema pueden dar su valor aunque el poeta no esté disponible. El poema puede ser disfrutado por miles de personas en lugar de las 20 originales. Así es como piensa un emprendedor inteligente. En lugar de intercambiar tiempo por dinero, la idea es invertir tu tiempo en algo que pueda ofrecer valor perpetuamente, aunque tú no estés presente físicamente.

Si logras ofrecer valores pasivos, puede generar ingresos pasivos también. Por ejemplo, el poeta puede vender una colección de poesía, dar una licencia de uso de sus poemas a una compañía de tarjetas de felicitación a cambio de regalías, u ofrecer una suscripción a un servicio diario que se llame "El poema del día" y vender publicidad.

Si actualmente eres un empleado, la palabra emprendedor puede sonar complicada y atemorizante. Pero en realidad no es gran cosa generar ingresos siendo auto empleado si te das el permiso para hacerlo. Incluso algunos estudiantes hacen esto.

Te recomiendo que no empieces pensando en el ingreso pasivo. Esto es poner la carreta por delante del caballo. Enfócate el crear y entregar valor pasivo primero. Crea algo, ponlo en un formato permanente, y llévalo a las manos de la gente. Empieza con algo pequeño. Escribe un artículo. Escribe una receta. Escribe una canción. Y entonces compártelo con tantos como te sea posible. Después repite este ciclo una y otra vez.

Yo empecé a entender el beneficio de ofrecer valor pasivo cuando estaba en la preparatoria. En mis primeros años, empecé a escribir algunos programas en BASIC y Turbo Pascal para explorar lo que estaba aprendiendo en mis clases de matemáticas - probabilidades, divisiones sintetizadas, gráficos, etc. Además escribí algunos programas para las calculadoras programables FX-7000G y FX-8000G de Casio, mismas que muchos estudiantes de mi escuela utilizaban. La mayoría eran programas muy pequeños, normalmente de menos de 20 líneas de código. (Por cierto, aún conservo mi FX-8000G, y muy ocasionalmente escribo algunos programas para la misma, Aún 20 años después, sigue funcionando de maravilla. Uno de los mejores productos que ha hecho Casio).

Empecé a hacer copias de esos programas y los distribuí a mis compañeros del club  de matemáticas, para ayudarles con sus tareas de esa materia. De repente me di cuenta que muchos que no estaban en el club tenían copias de mis programas. Escribí y compartí algunos juegos también. Eventualmente uno de mis programas fue mencionado en el periódico de la escuela.

¿Cómo me ayudo esto? Bueno, para empezar me dio una muy buena reputación en la escuela, tanto entre los maestros como con los estudiantes. Yo fuí a una escuela Jesuita, en la que las aptitudes académicas eran muy respetadas. Cuando llegó el momento de solicitar cartas de recomendación para la universidad, no tuve ningún problema. Destacaba  de la multitud porque hice algo más de lo que hacía la mayoría de los estudiantes. En consecuencia, recibí ofertas de algunas escuelas muy buenas, como UCLA, UC Berkeley, Carnegie Mellon, y Cal Tech. Pero la verdad es que yo escribí esos programas simplemente porque disfrutaba crearlos y compartirlos, no porque estuviera tratando de conseguir algo. Enfócate en el dar, y no te preocupes por lo que obtendrás, eso llegará solo.

Si estas batallando con tus finanzas actualmente, se que estarás tentado a enfocarte en el dinero antes que nada, pero te ruego que no lo hagas. Pon toda tu atención en crear y compartir. Debes dar antes de poder recibir.

Comparte algo que te encante crear. Ponlo en una forma tangible y distribúyelo.

Conozco muchos negocios desarrolladores de software que iniciaron porque alguien escribió un programa muy bueno y lo compartió con sus amigos. Después sus amigos lo compartieron con sus amigos. Pronto, el desarrollador empezó a recibir solicitudes de ayuda de completos extraños y tuvo que empezar a cobrar por el programa. Básicamente así fue como nación el Shareware. Ofrece algo de manera gratuita, y ve cómo se desarrolla. Si a la gente le gusta, lo empezará a compartir.

Hay gente que ha abierto restaurantes de esta manera. Inician compartiendo sus recetas con sus amigos, y en algún momento sus mismos amigos lo alientan a abrir un establecimiento y compartir su comida con muchas más personas.

Realmente es así de simple. No lo compliques de más.

A mí me gusta escribir artículos, eso es algo que yo elijo compartir. Cuando inicié este sitio Web hace como 4 años y medio, solo gané $167 dólares en total por los primeros 6 meses. ¿Por qué? Estaba enfocado en ofrecer algo (dar), no en hacer dinero. Eventualmente otras personas empezaron a darme muchas ideas de cómo hacer que mi trabajo me diera dinero. Además, llegó el momento en que tuve que convertirlo en un negocio porque me tomaba más tiempo y energía  y cada vez era más popular. 18 meses después, el sitio Web me generaba $40,000 dólares al mes. Pero de nuevo, no te preocupes por lo que recibirás. Si haces bien la parte de dar (entregar valor), la parte de recibir normalmente se atiende sola. Realmente no es tan difícil generar un ingreso decente si puedes proveer mucho valor a bajo costo. Por eso, concéntrate, concéntrate, concéntrate en dar valor. La verdad es que la mayoría de la gente que tiene problemas financieros simplemente no están creando ni entregando algo valioso. Tal vez, se puede convencer a alguien que pague por no hacer nada, pero ese enfoque no me agrada.

Plasmar tu oferta de valor de forma tangible es muy importante. Si no haces esto, tendrás que seguir re creando tu producto/servicio una y otra vez. Esto te lleva de nuevo a la mentalidad de los empleados. Incluso si eres auto empleado, si haces esto, estas creándote un empleo y nada más.

Si navegas por los archivos de este sitio Web, puedes encontrar muchos artículo relacionados con las formas en que puedes mejorar tu oferta de valor (producto/servicio), más específicamente desde Noviembre y Diciembre de 2007.

Construye tu propia red de distribución.

Algunos de mis amigos que son conferencistas profesionales ganas mucho dinero por cada charla que dan, pero ellos tienen que promocionarse constantemente, viajar, personalizar sus presentaciones para distintas audiencias. Muchos de ellos amán ser oradores, pero estar viajando 150-200 días al año, se hace difícil después de un tiempo.

Yo trabajo en esa misma área en general, pero en lugar de dar una plática a un número limitado de personas, yo pongo mi trabajo en línea, de modo que siempre está disponible. Incluso mis amigosque venden productos ven como sus ingresos decaen si no están promocionándose constantemente, yo por otro lado puedo mantener mis ingresos invirtiendo algunas horas a la semana - No se requiere viajar.

Es importante notar que mis amigos tienen productos que vender. Ellos gr

¿Te gustó este artículo?

¡Suscríbete a nuestro feed RSS!

Comentarios (0) Trackbacks (0)

Lo sentimos, los comentarios están cerrados por ahora.

Trackbacks deshabilitados.