Desarrollo Integral Desarrollo Integral para las Personas

3Feb/11Off

Logra el Éxito en 30 Días

Logra el Éxito en 30 Días

¿Cómo lograr el éxito en 30 días? ¿Por qué se necesitan 30 días para lograr el éxito? ¿Cómo obtener un nuevo hábito? ¿Cómo deshacerse de un hábito? ¿Cómo funcionan las pruebas de 30 días?

Una poderosa herramienta de crecimiento personal es la prueba de 30 días. Este es un concepto que tome de la industria las versiones de prueba del software (shareware), donde se puede descargar una versión de prueba de una pieza de software y probarlo sin riesgo durante 30 días antes de que estés obligado a comprar la versión completa. También es una excelente manera de desarrollar nuevos hábitos, y lo mejor de todo, es muy sencillo.

Digamos que deseas comenzar un nuevo hábito, como un programa de ejercicio o salir de un mal hábito como chupar palillos de cáncer (fumar cigarrillos). Todos sabemos que empezar un hábito y quedarse con el un par de semanas es la parte más difícil. Una vez que hayas superado la inercia, es mucho más fácil seguir adelante.

Sin embargo, a menudo nos convencemos de no empezar pensando mentalmente en el cambio como algo permanente -antes de que hayamos comenzado. Parece demasiado abrumador pensar en hacer un gran cambio y mantenerlo todos los días para el resto de tu vida cuando todavía estás acostumbrado a hacer lo contrario. Cuanto más piensas en el cambio como algo permanente, más te detienes.

Pero, ¿qué pasa si piensas en hacer el cambio sólo de forma temporal -por ejemplo por 30 días -y luego eres libre de volver a tus viejos hábitos? Eso no parece tan difícil. Haz ejercicio a diario por sólo 30 días, y después renuncia. Mantén tu escritorio perfectamente organizado durante 30 días, y luego relájate al respecto. Lee durante una hora al día durante 30 días, y después vuelve a ver la televisión.

¿Podrías hacerlo? Esto todavía requiere un poco de disciplina y compromiso, pero nada comparado con hacer un cambio permanente. Cualquier privación que percibas es sólo temporal. Tu puedes contar los días para ser libre de nuevo. Y por lo menos durante 30 días, obtendrás algún beneficio. No es tan malo. Tu puedes manejarlo. Es tan sólo un mes de tu vida.

Ahora bien, si realmente completas una prueba de 30 días, ¿qué va a pasar? En primer lugar, habrás avanzado lo suficiente para establecerlo como un hábito, y será más fácil de mantener de lo que era al inicio. En segundo lugar, vas a romper la adicción de tu vieja costumbre durante este tiempo. En tercer lugar, tu ya tienes 30 días de éxito detrás de ti, que te darán mayor confianza para que puedas continuar. Y en cuarto lugar, obtendrás el valor de 30 días de resultados, lo que te dará información práctica sobre lo que puedes esperar si continúas, lo que te pone en un lugar mejor para tomar decisiones a largo plazo.

Por lo tanto, una vez que llegas al final de la prueba de 30 días, tu capacidad de hacer el hábito permanente es mucho mayor. Pero incluso si no estás listo para hacerlo permanente, puedes optar por extender tu período de prueba a 60 o 90 días. Cuanto más tiempo dure el período de prueba, más fácil será fijar el nuevo hábito de por vida.

Otra ventaja de este enfoque es que se puede utilizar para probar nuevos hábitos que realmente no estás seguro de querer seguir de por vida. Tal vez te gustaría probar una nueva dieta, pero no sabes si te parecerá demasiado restrictiva. En ese caso, haz una prueba de 30 días y luego vuelve a evaluar si es lo que quieres. No hay vergüenza en detenerse si sabes que el nuevo hábito no te conviene. Es como utilizar la versión de prueba de algún software por 30 días y luego desinstalarlo si no satisface tus necesidades. No hay daño, ni hay castigo.

Éstos son algunos ejemplos de mi propia vida donde he utilizado las pruebas de 30 días para establecer nuevos hábitos:

1) En el verano de 1993, yo quería tratar de ser vegetariano. No tenía ningún interés en hacer este cambio para toda la vida, pero yo había leído mucho acerca de los beneficios para la salud del vegetarianismo, por lo que me comprometí durante 30 días sólo por la experiencia. Yo ya estaba haciendo ejercicio regularmente, parecía estar en buen estado de salud, y sin sobrepeso (1.82 mts de alto y 83.9 Kgs, pero mi dieta típica de la universidad incluía una gran cantidad de hamburguesas del In-N-Out. Ser lacto-ovo vegetariano durante 30 días fue mucho más fácil de lo que esperaba -No puedo decir que fue difícil en absoluto, y nunca me sentí privado. En una semana me di cuenta de un aumento de mi energía y concentración, y me sentía más lúcido. Al final de los 30 días, era una obviedad para mi seguir adelante. Este cambio parecía mucho más difícil de lo que realmente fue...

2) En enero de 1997, decidí tratar de pasar de vegetariano a vegano. Mientras que los lacto-ovo vegetarianos pueden comer huevos y productos lácteos, los veganos no comen nada que venga de un animal. Yo estaba desarrollando un fuerte interés en convertirme en vegano de por vida, pero yo no cría poder hacerlo. ¿Cómo podría dejar los omeletes de queso vegetariano? La dieta parecía demasiado restrictiva para mí -incluso fanática. Pero yo estaba intensamente curioso por saber como era realmente. Así que una vez más hice una prueba de 30 días. En el momento pensaba que podía completar la prueba, pero sinceramente no esperaba que pudiera continuar más allá de eso. Perdí siete kilos en la primera semana, sobre todo por ir al baño a medida que me desintoxicaba de todos los productos lácteos acumulados en mis entrañas (ahora sé por qué las vacas necesitan cuatro estómagos para digerir adecuadamente estas cosas). Me sentí mal los primeros dos días, pero luego mi energía aumentó. También me sentía más lúcido que nunca, como si una "neblina en mi cerebro" se hubiera despejado, se sentía como si mi cerebro ahora tuviera un mejor CPU y una actualización de memoria RAM. Sin embargo, el mayor cambio que noté fue en mi resistencia. Yo estaba viviendo en Marina del Rey en ese momento y solía correr por la playa cerca del muelle de Santa Mónica, y me di cuenta que no estaba tan cansado después de mis carreras habituales de 3 millas, por lo que comencé a aumentar a 5 millas, 10 millas, y luego, eventualmente un maratón unos años más tarde. En Tae Kwon Do, la resistencia extra realmente dio un impulso a mis habilidades de combate también. Los beneficios acumulados eran tan grandes que los alimentos a los que renuncié ya no me parecían tan atractivo. Así que una vez más fue una obviedad para mí continuar después de los primeros 30 días, y todavía soy vegan hasta hoy. Lo que no esperaba era que después de tanto tiempo en esta dieta, los viejos alimentos producto de origen animal que solía comer ya no la percibo como comida, así que no hay sentimiento de privación.

3) También en 1997, decidí que quería hacer ejercicio todos los días durante un año. Esa fue mi resolución Año Nuevo para 1997. Mi criterio era que iba a realizar ejercicios aeróbicos por lo menos 25 minutos todos los días, sin contar las clases de Tae Kwon Do que estaba tomando 2-3 días por semana. Junto con los cambios en mi dieta, quería llevar mi estado físico a un nuevo nivel. No quería perder ni un solo día, ni siquiera por enfermedad. Pero pensar en ejercitarme por 365 días seguidos era enorme, así que mentalmente inicié con una prueba de 30 días. Eso no fue tan difícil. Después de un rato cada día que pasaba establecía un nuevo récord: 8 días seguidos ... 10 días ... 15 días .... se hizo más difícil dejar de hacerlo. Después de 30 días seguidos, ¿cómo podría no cumplir 31 y establecer un nuevo récord personal? ¿Y puedes imaginarte renunciar después de 250 días? De ninguna manera. Después del primer mes para establecer el hábito, el resto del año se hizo cargo de sí mismo. Recuerdo que fui a un seminario ese año y llegaba a casa después de la medianoche. Yo tenía un resfriado y estaba muy cansado, sin embargo, salía a correr a las 2 am con todo y lluvia. Algunos podrían llamar a esto una tontería, pero yo estaba tan decidido a llegar a mi meta que no iba a dejar que la fatiga o enfermedad me detuviera. Tuve éxito y me mantuve todo el año sin perder un sólo día. De hecho, seguí por algunas semanas más en 1998, antes de que finalmente opté por dejarlo, esa fue una decisión difícil. Yo quería hacer esto por un año, sabiendo que se convertiría en una experiencia de referencia de gran alcance, y sin duda se convirtió en tal.

4) Más cosas sobre dietas. Después de ser vegan durante varios años, opte por probar otras variantes de la dieta vegana. Hice pruebas de 30 días tanto con la dieta macrobiótica como con la dieta de alimentos crudos. Esas fueron interesantes y me dieron nuevas ideas, pero decidí no continuar con ninguna de ellas. No sentí ninguna diferencia entre alimentarme macrobióticamente y como lo estaba haciendo. Y en el caso de la dieta cruda, aunque noté un aporte de energía importante, la dieta requería demasiado trabajo -me estaba gastando una gran cantidad de tiempo en las compras y en preparar las comidas. Claro puedes comer sólo frutas y verduras, pero para hacer interesantes las comidas crudas, se requiere una gran cantidad de mano de obra. Si yo tuviera mi propio chef, probablemente siguiera la dieta cruda, porque creo que los beneficios valdrían la pena. Hice una segunda prueba de la dieta cruda durante 45 días, pero una vez más mi conclusión fue la misma. Si se me diagnostica alguna vez con una enfermedad grave como el cáncer, de inmediato cambiaría mi vida a una dieta cruda, ya que creo que es la dieta más favorable para una salud óptima. Nunca me he sentido con más energía en mi vida que cuando comía en la dieta cruda. Pero me resulto difícil encontrarla práctica para mí. Aún así, me las arreglé para integrar algunos nuevos alimentos macrobióticos y alimentos crudos en mi dieta cotidiana después de estos ensayos. Hay dos restaurantes de alimentos crudos, aquí en Las Vegas, y he disfrutado mucho comiendo en ellos, porque alguien más hace todo el trabajo. Así pues, estas pruebas de 30 días de igual forma fueron un éxito ya que produjeron nuevos conocimientos, aunque en ambos casos intencionalmente me negué a continuar con el nuevo hábito. Una de las razones por las que un juicio completo de 30 días es tan importante con nuevas dietas es que la primera semana o dos se pasan en la desintoxicación y la superación de los antojos, por lo que no es sino hasta la tercera o cuarta semana que empiezas a tener una clara imagen. Creo que si no pruebas una dieta por lo menos 30 días, simplemente no la entenderás. Cada dieta se siente diferente en el interior de lo que parece desde fuera.

Este método de 30 días parece funcionar mejor para los hábitos diarios. No he tenido suerte al usarlo cuando se trata de iniciar un hábito que sólo se produce 3-4 días por semana. Sin embargo, puede funcionar bien si se aplica a diario durante los primeros 30 días y luego lo reduces a partir de ahí. Esto es lo que hago cuando inicio un nuevo programa de ejercicios, por ejemplo. Los hábitos diarios son mucho más fáciles de establecer.

Aquí están algunas otras ideas para la aplicación de pruebas de 30 días::::

  • Renunciar a la televisión . Graba todos tus programas favoritos y guardarlos hasta el final de la prueba. Toda mi familia lo hizo una vez, y fue muy esclarecedor.
  • Renunciar a los foros en línea , especialmente si sientes que estás convirtiéndote en adicto a los foros. Esto ayudará a romper con la adicción y darle un sentido más claro de cómo la participación te beneficia (si es el caso). Usted siempre puede ponerse al día al final de los 30 días.
  • Ducha / baño / afeitarse todos los días. Sé que tu no necesitas éste, así que por favor pásaselo a alguien que lo haga.
  • Conoce a alguien nuevo cada día. Inicia una conversación con un desconocido.
  • Salir todas las noches. Ve a un lugar diferente cada vez, y haz algo divertido -este será un mes inolvidable.
  • Pasa 30 minutos en la limpieza y organización de tu hogar u oficina todos los días. Eso es 15 horas totales.
  • Lista de algo nuevo para vender en eBay cada día. Depura parte de ese desorden.
  • Pídele una cita a alguien nuevo cada día. A menos que tu tasa de éxito sea inferior al 3%, obtendrás al menos una nueva cita, tal vez hasta conozcas a tu futuro cónyuge.
  • Si ya estás en una relación, dale a tu pareja un masaje todos los días. O dale la alternativa que te de el masaje cada día, de modo que reciban 15 masajes cada uno.
  • Renuncia a los cigarrillos, refrescos, comida chatarra, café , o otras adicciones insalubres.
  • Conviértete en un madrugador.
  • Escribe en su diario todos los días.
  • Llama a un miembro de la familia diferente, un amigo o contacto de negocios cada día.
  • Haz 25 llamadas de ventas todos los días para solicitar clientes nuevos. El orador profesional Mike Ferry lo hizo cinco días a la semana durante dos años, incluso en los días en que estaba dando seminarios. Él acredita que este hábito lo ayudo a construir su negocio de más de $10 millones en ventas anuales. Si haces 1.300 llamadas de ventas en un año, vas a obtener algún negocio decente no importa lo malas que sean tus habilidades de ventas. Puede generalizar este hábito a cualquier tipo de trabajo de marketing, como la construcción de nuevos enlaces a tu sitio web.
  • Escribe una entrada de blog nueva cada día.
  • Lee durante una hora al día sobre un tema que te interese.
  • Medita todos los días.
  • Aprende una nueva palabra de vocabulario todos los días.
  • Haz una caminata todos los días.

Una vez más, no pienses que necesitas seguir alguno de estos hábitos por más de 30 días. Piensa en los beneficios que obtendrías de esos 30 días. Puedes volver a evaluar el hábito después del período de prueba. Es seguro que crecerás sólo de la experiencia, aunque sea temporal.

El poder de este enfoque radica en su simplicidad. A pesar de que hacer una determinada actividad todos los días puede ser menos eficientes que seguir un horario complicado -el entrenamiento con pesas es un buen ejemplo, porque el descanso adecuado es un componente clave -a menudo serás más susceptible de continuar con el hábito diario. Cuando te comprometas a hacer algo todos los días sin excepción, no puedes racionalizar o justificar la falta de un día, ni puedes prometer que lo harás más tarde reorganizando tu programación.

Enlace al articulo original:

http://www.stevepavlina.com/blog/2005/04/30-days-to-success/

¿Te gustó este artículo?

¡Suscríbete a nuestro feed RSS!