Desarrollo Integral Desarrollo Integral para las Personas

24Ene/11Off

Entendiendo los Problemas en las Relaciones Familiares

Entendiendo los Problemas en las Relaciones Familiares

En este artículo encontrarás algunos conceptos interesantes que pueden responder algunas inquietudes como: ¿Qué hacer cuando se tienen problemas en las relaciones familiares? ¿Es correcto hacer que otras personas cambien para resolver los problemas familiares? ¿Debo cambiar yo para solucionar los problemas familiares?

Una de las cuestiones más difíciles de enfrentar en lo que respecta a las relaciones familiares es que tu no controlas la relación por completo. Ya sea que la relación prospere o se deteriore, no depende solo de tí. Como dice el refrán, se necesitan dos para bailar un tango.

Cuando los mayores problemas en las relaciones familiares aparecen, es común intentar una estrategia de control. Intentas hacer que la otra persona cambie. A veces este enfoque funciona, especialmente si tu solicitud y la otra persona son razonables. Pero muchas veces sólo conduce a la frustración.

Por otro lado, si no puedes cambiar a la otra persona, tal vez sólo debes aceptarla tal como es. Esa es otra estrategia que a veces funciona, pero que también puede conducir a la frustración y el resentimiento, si tus necesidades no se están satisfaciendo.

Hay, sin embargo, una tercera alternativa para esos momentos en los que tanto hacer cambiar a la otra persona o aceptarla tal cual no son viables para ti. Y esa opción es cambiarse a sí mismo en una forma que resuelva el problema. Esto requiere redefinir el problema como un problema interno en lugar de uno externo, y entonces la solución tomará la forma de una expansión de tu conciencia y/o un cambio en tus creencias.

Una forma interna de ver los problemas en las relaciones es que reflejan una parte de ti mismo que no te gusta. Si tienes una situación negativa con una relación externa, es un reflejo de un conflicto en tu propio pensamiento. Mientras sigas buscando fuera de ti mismo la respuesta, nunca podrás resolver el problema externo. Pero una vez que empiezas a buscar dentro de ti mismo el problema, este puede resultar más fácil de resolver.

Lo que encontrarás al hacer frente a estos problemas es tienes una o más creencias que perpetúan el problema de la relación en su forma actual. Esas creencias son el verdadero problema - la causa real de la mala relación.

Por ejemplo, considera una relación problemática entre tu y otro miembro de tu familia. Supongamos que tienes la creencia de que debes estar cerca de cada miembro de la familia, simplemente porque están relacionados contigo. Tal vez nunca tolerarías el comportamiento de esta persona si se tratara de un extraño, pero si la persona es un familiar, entonces lo toleras por un sentido del deber, obligación, o tu concepto personal de la familia. Sacar a un familiar de tu vida puede hacer que te sientas culpable, o podrías dar lugar a una reacción violenta de los otros miembros de la familia. Pero pregúntate sinceramente, "¿Toleraría este comportamiento en un desconocido? ¿Por qué tengo que tolerarlo de un miembro de la familia entonces? "Exactamente ¿por qué has elegido continuar la relación en lugar de simplemente echar a la persona fuera de tu vida? ¿Cuáles son las creencias que perpetúan la relación problemática? ¿Y son esas creencias realmente verdaderas para ti?

Amo a mis padres y hermanos incondicionalmente (tengo dos hermanas menores y un hermano menor). Sin embargo, no he tenido una relación particularmente unida con cualquiera de ellos durante muchos años. No hubo problemas realmente graves o cosas por el estilo - es sólo que mis valores personales y mi estilo de vida se han movido tan lejos de los suyos que no hay una base de compatibilidad suficiente para formar un vínculo común más fuerte. Mis padres y hermanos tienen todos la mentalidad de empleados con una tolerancia muy baja por el riesgo, pero como un empresario, el riesgo es mi desayuno favorito. Mi esposa, mis hijos y yo somos todos veganos (no consumimos productos de origen animal o derivados), mientras que mis padres y hermanos celebran las fiestas con el consumo tradicional de productos de los animales. No recuerdo a nadie en mi familia diciendo siempre: "Te amo", mientras crecí; pero con mis hijos yo soy muy cariñoso y me esfuerzo por decirles que los amo todos los días. Mis padres y hermanos son todos católicos practicantes, pero yo dejé de serlo hace 17 años con el fin de explorar otros sistemas de creencias (técnicamente, dentro de su sistema de creencias, estoy condenado al infierno, de modo que esto pone un freno a las cosas). A pesar de que se trata de la familia con la que crecí y comparto muchos recuerdos, nuestros valores fundamentales son tan diferentes ahora que simplemente no la siento más como una relación familiar significativa.

A pesar de todas estas diferencias, todos estamos en buenos términos entre sí y nos llevamos bastante bien, pero nuestras diferencias crean una brecha tan grande que nos tenemos que conformar con ser familiares sin ser amigos íntimos.

Si operas bajo la creencia de que la familia es para siempre y que debes permanecer fiel a todos tus familiares y debes pasar mucho tiempo con ellos, quiero que sepas que esas creencias son tu opción, y tu eres libre de abrazarlas o liberarte de ellas. Si tienes la suerte de tener una familia unida que esté auténticamente a favor de la persona en la que te estás convirtiendo, eso es maravilloso, y en esa situación, lo más probable es que encuentres en la cercanía de tu familia una enorme fuente de fuerza. Entonces, tu lealtad a la cercanía con la familia será probablemente muy enriquecedora.

Por otro lado, si te encuentras con relaciones familiares que son incompatibles con tu conversión hacia ser lo mejor de ti mismo, entonces es probable que la lealtad excesiva a tu familia sea muy discapacitante. Sólo estarás frenando tu crecimiento, el alcanzar tu propia felicidad y satisfacción, y el potencialmente hacer mucho bien a los demás. Si mantuviera una relación muy estrecha con mi familia biológica, sería como poner una pantalla en mi espíritu. No sería la persona que soy hoy en día.

Mi manera de lidiar con mi situación familiar era ampliar mi definición de la familia. En un nivel siento una conexión sin condiciones con todos los seres humanos, pero en otro nivel, veo a la gente con quien comparto una compatibilidad profunda como mi verdadera familia. Por ejemplo, mi esposa y yo tenemos un fuerte compromiso por hacer del planeta lo mejor que podamos, que es una de las razones por las que cada uno de nosotros nos encontramos atractivos. Y eso es en parte por lo que ella es mi mejor amiga y mi esposa. Cuando veo a la gente que vive muy consciente y que deliberadamente han dedicado sus vidas a la búsqueda de un propósito digno, tengo una fuerte sensación de que en algún nivel, esas personas son miembros de mi familia. Y esta conexión se siente más real para mí que las relaciones de sangre con las que nací.

La lealtad es un valor digno, pero, ¿qué significa ser leal a la familia? Puesto que la lealtad es muy importante para mí, tuve que perfeccionar mi punto de vista de este concepto para colocar la lealtad hacia mi más alto ser por encima de la lealtad a la gente con la que nací. Este fue un cambio mental difícil de hacer, pero a la larga me ha dado una sensación de paz. Ahora me doy cuenta que la familia es un concepto que es capaz de extenderse más allá de la sangre.

Lo que estoy sugiriendo es que para resolver los problemas de relaciones familiares que existen en un nivel de conciencia, puede ser necesario mover tu conciencia a un nivel más alto y echar una mirada más profunda a tus valores, creencias, y a las definiciones de términos como la lealtad y la familia. Una vez que resuelvas estas cuestiones en el nivel superior, los problemas de relación de bajo nivel tenderán a cuidar de sí mismos. O vas a superar los problemas y a encontrar una nueva manera de continuar con tu relación sin conflicto, o tendrás que aceptar que has sobrepasado la relación en su forma actual y te darás permiso para pasar a una nueva definición de la familia.

Ya ves... cuando dices adiós a un asunto en una relación problemática, en realidad está diciendo adiós a la parte antigua de ti que has dejado atrás. Conforme me hice menos compatible con mi familia biológica, también se redujeron gradualmente partes de mí que ya no me servían. Me alejé del dogma religioso rígido, del miedo a la asunción de riesgos, de comer animales, de la negatividad, y de ser incapaz de decir "Te amo". Como dejé todas esas cosas removerse de mi conciencia, mis relaciones externas en el mundo han cambiado para reflejar mis nuevas relaciones internas.

Como es adentro es afuera. Si te aferras a las relaciones conflictivas en tu vida, la verdadera causa es tu apego a los pensamientos internos de conflicto. Cuando se alteren las relaciones mentales dentro de tu propia mente, tu mundo físico cambiará para reflejarlo. Así que si echas fuera de tu cabeza los pensamientos negativos, te encontrarás al mismo tiempo echando fuera de tu vida a la gente negativa.

Hay un arco iris maravilloso al final de este proceso de dejar ir. Y es que cuando resuelves los conflictos en tu conciencia que provocan que ciertas relaciones se debiliten, al mismo tiempo atraes nuevas relaciones que resuenan con tu nivel de consciencia.

Atraemos a nuestras vidas más de lo que ya somos. Si no te gusta la situación social en la que te encuentras, deja de transmitir los pensamientos que la atraen. Identifica la naturaleza de los conflictos externos que experimentas, y luego tradúcelos en su equivalente interno. Por ejemplo, si un miembro de la familia te controla demasiado, traduce ese problema en su versión interna: Sientes que buena parte de tu vida está demasiado fuera de tu control. Cuando se identifica el problema como externo, el intento de solucionarlo puede adoptar la forma de tratar de controlar a otras personas, y te encontrarás con una fuerte resistencia. Pero cuando se identifica el problema como interno, es mucho más fácil de resolver. Si otra persona muestra una conducta controladora hacia ti, es probable que no puedas cambiar a esa persona. Sin embargo, si sientes que necesitas un mayor control de tu vida, entonces realmente puedes hacer algo al respecto directamente sin necesidad de controlar a los demás.

De hecho, voy a ir tan lejos como para decir que el propósito de las relaciones humanas pueden ser la expansión de la conciencia misma. Mediante el proceso de identificar y resolver problemas en nuestras relaciones, nos vemos forzados a hacer frente a nuestras incongruencias internas. Y a medida que llegamos a ser más consciente en el interior, nuestras relaciones se expanden hacia una mayor conciencia en el exterior.

Enlace al artículo original en inglés:

http://www.stevepavlina.com/blog/2006/01/understanding-family-relationship-problems/

¿Te gustó este artículo?

¡Suscríbete a nuestro feed RSS!

Comentarios (1) Trackbacks (0)
  1. tengo 14 años, no tengo a mi mama desde los 5 años, vivo con mi padre y con mi hermana pero tengo muchos problemas con ellos….mi padre hace la diferencia a favor de mi hermana, un ejemplo: faltaba un mes para terminar 2do año y me llevaba 4 materias… mi padre me dice: si vos te llevas 1 materia vas a ir a trabajar conmigo todo el verano….. al final de 2do año no me lleve ninguna materia pero mi hermana si se llevo 1…. y mi papa no le dijo absolutamente nada….siemrpe es asi con todo y mi hermana saca provecho de eso…….a veces le digo a mi papa sobre esto pero no me presta mucha atencion………..que debo hacer?? respuestas xfavor


Trackbacks deshabilitados.