Desarrollo Integral Desarrollo Integral para las Personas

27Ene/11Off

Como Decidir Cuando poner Fin a una Relación a Largo Plazo

Como Decidir Cuando poner Fin a una Relación a Largo Plazo

¿Cuando Terminar con una Relación de Largo Plazo? ¿Cuando terminar con una relación personal de mucho tiempo?

Las relaciones están entre los aspectos más complejos de nuestra vida, particularmente las relaciones de larga duración, como el matrimonio. Tus relaciones pueden elevarte a nuevas alturas o arrastrarte hacia los vertederos.

Pero ¿qué pasa si estás en un lugar en el medio?

¿Qué pasa si tu relación es bastante buena, al igual que un 7 en una escala de 1 a 10? ¿Debes permanecer comprometido abiertamente con esa relación para toda la vida? ¿O hay que salir y buscar algo mejor, algo que podría llegar a ser aún mejor?

Este es el terrible estado de ambivalencia. Simplemente no estás seguro de una manera u otra. Tal vez lo que tienes es lo suficientemente bueno y serías un tonto por abandonarlo en busca de una nueva relación que probablemente no podrás encontrar. O tal vez estás en serio evitando la búsqueda de una relación verdaderamente satisfactoria que te servirá bien el resto de tu vida. Difícil decisión.

Afortunadamente, hay un excelente libro que ofrece un proceso inteligente para superar la relación de ambivalencia. Se llama Demasiado bueno para salir, demasiado malo para quedarse de Mira Kirshenbaum. Leí este libro hace muchos años, y cambió por completo mi manera de pensar sobre las relaciones de largo plazo.

En primer lugar, el libro señala el camino equivocado para tomar esta decisión. El camino equivocado es utilizar un planteamiento de escala-balance, tratando de sopesar los pros y los contras de permanecer frente a abandonar la relación. Por supuesto, eso es lo que todos hacen. Sopesar los pros y los contras, parece lógico, pero no te proporciona el tipo de información que necesitas para tomar esta decisión. Habrá pros y contras en cada relación, así que ¿cómo saber si los tuyos son fatales o tolerables, o incluso maravillosos? Los contras te dicen que abandones, mientras que los pros te dicen que permanezcas. Además, estás obligado a prever futuros pros y contras, así que ¿cómo vas a predecir el futuro de tu relación? ¿Quién puede decir si tus problemas son de carácter temporal o permanente?

La solución de Kirshenbaum es desechar el planteamiento de escala-balance y utilizar un enfoque de diagnóstico en su lugar. Diagnosticar el estado real de tu relación en lugar de tratar de pesarla en una balanza. Esto te proporcionará la información que necesitas para tomar una decisión inteligente y saber exactamente por qué lo estás haciendo. Si estás ambivalente, significa que tu relación está enferma. Así que descubrir la naturaleza exacta de la enfermedad parece un lugar inteligente para comenzar.

Con el fin de realizar un diagnóstico de la relación, la autora ofrece una serie de 36 preguntas de tipo sí/no que debes hacerte. Cada pregunta se explica muy bien con varias páginas de texto. De hecho, el procedimiento de diagnóstico ocupa esencialmente todo el libro.

Cada pregunta es como pasar tu relación a través de un filtro. Si pasas el filtro, se procede a la siguiente pregunta. Si no pasas el filtro entonces, la recomendación es que termines tu relación. Con el fin de lograr la recomendación de que deben permanecer juntos, debes pasar a través de los 36 filtros. Aun si fallas un solo filtro, la recomendación es terminar.

Esto no es tan brutal como parece, porque la mayoría de estos filtros serán muy fáciles de pasar para ti. Mi opinión es que de las 36 preguntas, menos de un tercio requerirán de pensarlas bien. Se esperaría que puedas pasar filtros como: "¿Tu pareja te golpea?" y "¿Está tu pareja abandonando el país para siempre sin ti?" sin muchos problemas. Si no las pasaras, no necesitas un libro que te diga que tu relación va cuesta abajo.

Las recomendaciones de la autora se basan en la observación de las experiencias posteriores a la decisión de múltiples parejas que, o bien permanecieron juntos o se separaron después de sufrir de un estado de ambivalencia relacionado con una de las 36 preguntas. La autora luego observó cómo esas relaciones resultaron en el largo plazo. ¿La persona que hizo la decisión de permanecer o abandonar siente que hizo la elección correcta años más tarde? Si la pareja permaneció unida, ¿floreció la relación en algo mejor o declinó hacia el resentimiento? Y si se separaron, ¿encontraron felicidad o experimentaron pesar después de terminar?

He encontrado este concepto de gran valor, como ser capaz de pasar la página del tiempo para ver lo que podría suceder. Las recomendaciones se basan en las observaciones de la autora y su opinión profesional, por lo que no recomiendo que tomes sus consejos a ciegas. Sin embargo, yo personalmente encontré todas sus conclusiones absolutamente sensibles y no encontré ninguna sorpresa. Dudo que seas terriblemente sorprendido al leer que una relación con un(a) consumidor(a) de drogas está prácticamente condenada al fracaso. Pero ¿qué hay de una relación con alguien que no respetas? ¿Qué pasa con una relación a larga distancia? ¿O una relación con un(a) adicto(a) al trabajo que gana 10 veces tus ingresos?¿Te gustaría saber cómo estas relaciones funcionarían si la pareja permanece unida o si rompen?

Kirshenbaum explica que, cuando una ruptura se recomienda, es porque la mayoría de las personas que optaron por permanecer juntos en esa situación estaban descontentos, mientras que la mayoría de personas que terminaron eran más felices por ello. Así que a largo plazo la felicidad es el criterio clave que se utiliza, es decir, la felicidad de la persona que toma la decisión de permanecer o abandonar, no la de la (ex)pareja.

Si estás frente a un dilema de "muy buena para salir, demasiado mala para quedarse", te recomiendo este libro. Pasarás fácilmente a través de la mayoría de los filtros, pero es probable que algunos filtros te enganchen y realmente te hagan pensar. Pero yo recomiendo este libro no sólo para las personas que no están seguras sobre el estado de su relación, sino también aquellos con relaciones sanas que quieren que sean aún mejores. Este libro te ayudará a diagnosticar los puntos débiles de la relación que podrían llevarla a la ruptura, y te permite afrontarlos conscientemente.

Éstos son algunos de los puntos de diagnóstico del libro que puedes encontrar valiosos (estos son mis resúmenes, no las palabras exactas de la autora):

  1. Si Dios o un ser divino te dijera que está bien dejar tu relación, ¿Te sentirías aliviada(o) de que por fin podrías dejarla? Si tu religión es la única razón por la que siguen juntos, tu relación ya está muerta hace tiempo. Arroja las creencias de auto-tortura y elige la felicidad. Vivir juntos físicamente, pero no en sus corazones no va a engañar a ningún ser divino de todos modos, es probable que tampoco engañe a nadie a tu alrededor. Deja atrás la hipocresía, y termina tu relación.
  2. ¿Eres capaz de satisfacer tus necesidades en la relación sin mucha dificultad ? Si se necesita demasiado esfuerzo para ver tus necesidades satisfechas, entonces tu relación te está haciendo más daño que bien. Déjala.
  3. ¿Realmente te gusta tu pareja, y parece que realmente tu le gustas a tu pareja? Si no se gustan mutuamente, no van juntos.
  4. ¿Siente una atracción sexual única por tu pareja? Si no hay chispa, no hay punto en quedarse.
  5. ¿Tu pareja exhibe un comportamiento que hace que la relación sea demasiado difícil para que permanezcas en ella, y te das cuenta que tu pareja no quiere o es incapaz de cambiar? Los resultados importan mucho más que intenciones. Si tu pareja se comporta de una manera que es intolerable entonces, el cambio permanente es una necesidad, o tienes que irte. Ejemplo: "Deja de fumar para siempre en 30 días, o me iré." Tratar de tolerar lo intolerable sólo erosiona tu autoestima, y te ves a ti mismo como más fuerte en el pasado que en el presente.
  6. ¿Te ves a ti mismo cuando miras los ojos de tu pareja? Una metáfora ... si no sientes una fuerte compatibilidad con tu pareja, es mejor con alguien más.
  7. ¿Usted y su pareja cada uno se respetan mutuamente como individuos? No hay respeto mutuo = hora de irse.
  8. ¿Tu pareja sirve como un recurso importante para ti de una manera que te importa? Si tu pareja hace poco para mejorar tu vida y no pierdes algo importante para ti, dejándola, entonces déjala(o). Mejorarás incluso al ir por tu cuenta y ganarás enormemente al encontrar a alguien que sea un recurso para ti.
  9. ¿Tu relación tiene capacidad demostrada para el perdón? Si no pueden perdonar las transgresiones del otro, entonces, el resentimiento gradualmente reemplazará el amor. Termina.
  10. ¿Usted y su pareja se divierten juntos? Una relación que no es divertida está muerta. Termina.
  11. ¿Usted y su pareja tienen objetivos comunes y sueños para su futuro juntos? Si no están planeando pasar su futuro juntos, algo está terriblemente mal. Despega.

Estas preguntas arrojan el punto de que una relación debe mejorar su vida, no drenarla. Como mínimo, deberías ser más feliz en la relación que fuera de ella. Incluso si una ruptura conduce a un divorcio complicado con complejos arreglos de custodia, Kirshenbaum señala que en muchas situaciones, aún eso puede llevar a la felicidad a largo plazo, a la vez que permanecer en una relación desecha seguramente lo impedirá.

Algunos de los puntos de diagnóstico pueden parecer excesivamente duros en términos de la recomendación de terminar en situaciones que se podrían encontrar rescatables. Una relación, sin embargo, requiere del esfuerzo y del compromiso de ambos socios. Una persona no puede cargarla por si sola. A pesar de que podrías encontrar una salvación milagrosa (por ejemplo, cambiando en torno a una relación abusiva), esos intentos suelen estar condenados al fracaso, e incluso cuando tienen éxito, pueden tener un tremendo impacto que en última instancia, sientes que no vale la pena el esfuerzo. Podrías ser mucho más feliz en una nueva relación (o viviendo solo(a)) en vez de invertir tanto tiempo tratando de salvar una relación que te está arrastrando hacia abajo. Lo harás mucho mejor con alguien que sea más receptivo(a) con lo que tienes para ofrecer y que realmente te aprecia por ello. Si estás gastando tu relación en la lucha contra la resistencia más que en compartir amor, probablemente será mejor dejarla ir y aceptar una relación que proporcionará una mayor recompensa mutua con menos trabajo.

Tal vez te resulte revelador aplicar estas preguntas de diagnóstico a un conjunto más amplio de las relaciones humanas, tales como tus relaciones con tu jefe y tus compañeros de trabajo. Tal vez puedes saltarte la de la atracción sexual... pero el respeto mutuo, la diversión, el compartir objetivos, el comportamiento aceptable, tener tus necesidades resueltas, etc. Todas aplican perfectamente a las relaciones de orientación profesional. Por ejemplo, si tu jefe te evita al intentar hablar sobre tu futuro en la empresa, yo diría que es un signo muy malo para uno de ustedes.

No hay que confundir la cuestión de si debes o no dejar tu actual relación con la forma en la que podrías encontrar una nueva relación. Si está claro que tu relación actual debe terminar, entonces termina con ella. Una vez que estás por tu cuenta otra vez, entonces puedes (re)desarrollar las habilidades necesarias para atraer a un(a) nuevo(a) compañero(a). Es poco probable que estés en buena posición para evaluar tus posibilidades de entrar a una nueva relación mientras que todavía estás en una. Por un lado, todos a tu alrededor te perciben como no disponible, mientras estás todavía en una relación, por lo que no podrás tener una idea clara de dónde estás parado(a) hasta que estés libre de eso.

Un diagnóstico apropiado puede también convencerte de que tu relación es realmente muy buena para dejarla. Esta situación puede durar toda la vida, o puede cambiar en algún momento. No puedes controlar todas las variables. Pero al menos tendrás un método para decidir si te puedes comprometer con tu relación en el momento presente o si debes hacer planes para terminarla.

En cualquier relación, aspira al menos a alcanzar tu propia felicidad.

Enlace al artículo original:
http://www.stevepavlina.com/blog/2005/08/how-to-decide-when-to-end-a-long-term-relationship/

24Ene/11Off

Entendiendo los Problemas en las Relaciones Familiares

Entendiendo los Problemas en las Relaciones Familiares

En este artículo encontrarás algunos conceptos interesantes que pueden responder algunas inquietudes como: ¿Qué hacer cuando se tienen problemas en las relaciones familiares? ¿Es correcto hacer que otras personas cambien para resolver los problemas familiares? ¿Debo cambiar yo para solucionar los problemas familiares?

Una de las cuestiones más difíciles de enfrentar en lo que respecta a las relaciones familiares es que tu no controlas la relación por completo. Ya sea que la relación prospere o se deteriore, no depende solo de tí. Como dice el refrán, se necesitan dos para bailar un tango.

Cuando los mayores problemas en las relaciones familiares aparecen, es común intentar una estrategia de control. Intentas hacer que la otra persona cambie. A veces este enfoque funciona, especialmente si tu solicitud y la otra persona son razonables. Pero muchas veces sólo conduce a la frustración.

Por otro lado, si no puedes cambiar a la otra persona, tal vez sólo debes aceptarla tal como es. Esa es otra estrategia que a veces funciona, pero que también puede conducir a la frustración y el resentimiento, si tus necesidades no se están satisfaciendo.

Hay, sin embargo, una tercera alternativa para esos momentos en los que tanto hacer cambiar a la otra persona o aceptarla tal cual no son viables para ti. Y esa opción es cambiarse a sí mismo en una forma que resuelva el problema. Esto requiere redefinir el problema como un problema interno en lugar de uno externo, y entonces la solución tomará la forma de una expansión de tu conciencia y/o un cambio en tus creencias.

Una forma interna de ver los problemas en las relaciones es que reflejan una parte de ti mismo que no te gusta. Si tienes una situación negativa con una relación externa, es un reflejo de un conflicto en tu propio pensamiento. Mientras sigas buscando fuera de ti mismo la respuesta, nunca podrás resolver el problema externo. Pero una vez que empiezas a buscar dentro de ti mismo el problema, este puede resultar más fácil de resolver.

Lo que encontrarás al hacer frente a estos problemas es tienes una o más creencias que perpetúan el problema de la relación en su forma actual. Esas creencias son el verdadero problema - la causa real de la mala relación.

Por ejemplo, considera una relación problemática entre tu y otro miembro de tu familia. Supongamos que tienes la creencia de que debes estar cerca de cada miembro de la familia, simplemente porque están relacionados contigo. Tal vez nunca tolerarías el comportamiento de esta persona si se tratara de un extraño, pero si la persona es un familiar, entonces lo toleras por un sentido del deber, obligación, o tu concepto personal de la familia. Sacar a un familiar de tu vida puede hacer que te sientas culpable, o podrías dar lugar a una reacción violenta de los otros miembros de la familia. Pero pregúntate sinceramente, "¿Toleraría este comportamiento en un desconocido? ¿Por qué tengo que tolerarlo de un miembro de la familia entonces? "Exactamente ¿por qué has elegido continuar la relación en lugar de simplemente echar a la persona fuera de tu vida? ¿Cuáles son las creencias que perpetúan la relación problemática? ¿Y son esas creencias realmente verdaderas para ti?

Amo a mis padres y hermanos incondicionalmente (tengo dos hermanas menores y un hermano menor). Sin embargo, no he tenido una relación particularmente unida con cualquiera de ellos durante muchos años. No hubo problemas realmente graves o cosas por el estilo - es sólo que mis valores personales y mi estilo de vida se han movido tan lejos de los suyos que no hay una base de compatibilidad suficiente para formar un vínculo común más fuerte. Mis padres y hermanos tienen todos la mentalidad de empleados con una tolerancia muy baja por el riesgo, pero como un empresario, el riesgo es mi desayuno favorito. Mi esposa, mis hijos y yo somos todos veganos (no consumimos productos de origen animal o derivados), mientras que mis padres y hermanos celebran las fiestas con el consumo tradicional de productos de los animales. No recuerdo a nadie en mi familia diciendo siempre: "Te amo", mientras crecí; pero con mis hijos yo soy muy cariñoso y me esfuerzo por decirles que los amo todos los días. Mis padres y hermanos son todos católicos practicantes, pero yo dejé de serlo hace 17 años con el fin de explorar otros sistemas de creencias (técnicamente, dentro de su sistema de creencias, estoy condenado al infierno, de modo que esto pone un freno a las cosas). A pesar de que se trata de la familia con la que crecí y comparto muchos recuerdos, nuestros valores fundamentales son tan diferentes ahora que simplemente no la siento más como una relación familiar significativa.

A pesar de todas estas diferencias, todos estamos en buenos términos entre sí y nos llevamos bastante bien, pero nuestras diferencias crean una brecha tan grande que nos tenemos que conformar con ser familiares sin ser amigos íntimos.

Si operas bajo la creencia de que la familia es para siempre y que debes permanecer fiel a todos tus familiares y debes pasar mucho tiempo con ellos, quiero que sepas que esas creencias son tu opción, y tu eres libre de abrazarlas o liberarte de ellas. Si tienes la suerte de tener una familia unida que esté auténticamente a favor de la persona en la que te estás convirtiendo, eso es maravilloso, y en esa situación, lo más probable es que encuentres en la cercanía de tu familia una enorme fuente de fuerza. Entonces, tu lealtad a la cercanía con la familia será probablemente muy enriquecedora.

Por otro lado, si te encuentras con relaciones familiares que son incompatibles con tu conversión hacia ser lo mejor de ti mismo, entonces es probable que la lealtad excesiva a tu familia sea muy discapacitante. Sólo estarás frenando tu crecimiento, el alcanzar tu propia felicidad y satisfacción, y el potencialmente hacer mucho bien a los demás. Si mantuviera una relación muy estrecha con mi familia biológica, sería como poner una pantalla en mi espíritu. No sería la persona que soy hoy en día.

Mi manera de lidiar con mi situación familiar era ampliar mi definición de la familia. En un nivel siento una conexión sin condiciones con todos los seres humanos, pero en otro nivel, veo a la gente con quien comparto una compatibilidad profunda como mi verdadera familia. Por ejemplo, mi esposa y yo tenemos un fuerte compromiso por hacer del planeta lo mejor que podamos, que es una de las razones por las que cada uno de nosotros nos encontramos atractivos. Y eso es en parte por lo que ella es mi mejor amiga y mi esposa. Cuando veo a la gente que vive muy consciente y que deliberadamente han dedicado sus vidas a la búsqueda de un propósito digno, tengo una fuerte sensación de que en algún nivel, esas personas son miembros de mi familia. Y esta conexión se siente más real para mí que las relaciones de sangre con las que nací.

La lealtad es un valor digno, pero, ¿qué significa ser leal a la familia? Puesto que la lealtad es muy importante para mí, tuve que perfeccionar mi punto de vista de este concepto para colocar la lealtad hacia mi más alto ser por encima de la lealtad a la gente con la que nací. Este fue un cambio mental difícil de hacer, pero a la larga me ha dado una sensación de paz. Ahora me doy cuenta que la familia es un concepto que es capaz de extenderse más allá de la sangre.

Lo que estoy sugiriendo es que para resolver los problemas de relaciones familiares que existen en un nivel de conciencia, puede ser necesario mover tu conciencia a un nivel más alto y echar una mirada más profunda a tus valores, creencias, y a las definiciones de términos como la lealtad y la familia. Una vez que resuelvas estas cuestiones en el nivel superior, los problemas de relación de bajo nivel tenderán a cuidar de sí mismos. O vas a superar los problemas y a encontrar una nueva manera de continuar con tu relación sin conflicto, o tendrás que aceptar que has sobrepasado la relación en su forma actual y te darás permiso para pasar a una nueva definición de la familia.

Ya ves... cuando dices adiós a un asunto en una relación problemática, en realidad está diciendo adiós a la parte antigua de ti que has dejado atrás. Conforme me hice menos compatible con mi familia biológica, también se redujeron gradualmente partes de mí que ya no me servían. Me alejé del dogma religioso rígido, del miedo a la asunción de riesgos, de comer animales, de la negatividad, y de ser incapaz de decir "Te amo". Como dejé todas esas cosas removerse de mi conciencia, mis relaciones externas en el mundo han cambiado para reflejar mis nuevas relaciones internas.

Como es adentro es afuera. Si te aferras a las relaciones conflictivas en tu vida, la verdadera causa es tu apego a los pensamientos internos de conflicto. Cuando se alteren las relaciones mentales dentro de tu propia mente, tu mundo físico cambiará para reflejarlo. Así que si echas fuera de tu cabeza los pensamientos negativos, te encontrarás al mismo tiempo echando fuera de tu vida a la gente negativa.

Hay un arco iris maravilloso al final de este proceso de dejar ir. Y es que cuando resuelves los conflictos en tu conciencia que provocan que ciertas relaciones se debiliten, al mismo tiempo atraes nuevas relaciones que resuenan con tu nivel de consciencia.

Atraemos a nuestras vidas más de lo que ya somos. Si no te gusta la situación social en la que te encuentras, deja de transmitir los pensamientos que la atraen. Identifica la naturaleza de los conflictos externos que experimentas, y luego tradúcelos en su equivalente interno. Por ejemplo, si un miembro de la familia te controla demasiado, traduce ese problema en su versión interna: Sientes que buena parte de tu vida está demasiado fuera de tu control. Cuando se identifica el problema como externo, el intento de solucionarlo puede adoptar la forma de tratar de controlar a otras personas, y te encontrarás con una fuerte resistencia. Pero cuando se identifica el problema como interno, es mucho más fácil de resolver. Si otra persona muestra una conducta controladora hacia ti, es probable que no puedas cambiar a esa persona. Sin embargo, si sientes que necesitas un mayor control de tu vida, entonces realmente puedes hacer algo al respecto directamente sin necesidad de controlar a los demás.

De hecho, voy a ir tan lejos como para decir que el propósito de las relaciones humanas pueden ser la expansión de la conciencia misma. Mediante el proceso de identificar y resolver problemas en nuestras relaciones, nos vemos forzados a hacer frente a nuestras incongruencias internas. Y a medida que llegamos a ser más consciente en el interior, nuestras relaciones se expanden hacia una mayor conciencia en el exterior.

Enlace al artículo original en inglés:

http://www.stevepavlina.com/blog/2006/01/understanding-family-relationship-problems/

18Ene/11Off

Cómo ser un Hombre

Cómo ser un Hombre

¿Qué significa ser un hombre? ¿Cómo pueden los hombres conscientemente expresar su masculinidad sin llegar a ser fríos o cerrados de corazón, por un lado... o cobardes y castrados por el otro? ¿Cuál es la manera más amorosa de un hombre consciente de expresarse?

Aquí hay 10 maneras de vivir más conscientemente como un hombre:

1. Tomar decisiones reales.

Un hombre que entiende y respeta el poder de la elección. Vive una vida de su propia creación. Él sabe que la vida se estanca cuando no se decide y florece cuando elige un camino claro.

Cuando un hombre toma una decisión, abre la puerta que quiere y cierra las puertas que no quiere. Aquella que encaje en su objetivo como un misil dirigido. No hay garantía de que va a llegar a su destino, y él lo sabe, pero él no necesita de tales garantías. Simplemente disfruta el sentido de inevitabilidad que viene de pulsar el botón de inicio.

Un hombre no requiere la aprobación de los demás. Está dispuesto a seguir su corazón donde quiera que lo lleva. Cuando un hombre sigue su camino centrado en su corazón, es de poca consecuencia si el mundo entero está contra él.

2. Ponga sus relaciones en segundo termino.

Un hombre que afirma que su compromiso #1 en la vida es su relación de pareja (o su familia) es demasiado deshonesto o demasiado débil para ser de confianza. Sus lealtades están fuera de lugar. Un hombre que valora a otras personas por encima de su propia integridad es un miserable, no un libre pensador.

Un hombre sabe que debe comprometerse a algo más que satisfacer las necesidades de unos pocos. Él no está dispuesto a ser domesticado, pero él está dispuesto a aceptar la responsabilidad que viene con mayores desafíos. Él sabe que cuando se elude esta obligación, se convierte en algo menos que un hombre. Cuando otros observan que un hombre es inflexiblemente comprometido con sus valores e ideales, gana su confianza y respeto, incluso cuando no pueden obtener su apoyo directo. La manera más segura para que un hombre pierda el respeto de los demás (así como el respeto por sí mismo) es violar sus propios valores.

La vida pondrá a prueba al hombre para ver si está dispuesto a poner la lealtad a los demás por encima de la lealtad a sus principios. El hombre tendrá muchas tentaciones para exponer sus verdaderas lealtades. La mayor recompensa de un hombre es vivir con integridad, y su mayor castigo es lo que se inflige a sí mismo por colocar algo más por encima de su integridad. Cada vez que el hombre sacrifica su integridad, pierde su libertad... y a sí mismo también. Se convierte en un objeto que da lástima.

3. Esté dispuesto a fracasar.

Un hombre está dispuesto a cometer errores. Está dispuesto a estar equivocado. Prefiere intentar y fallar que no hacer nada.

La confianza de un hombre en sí mismo es uno de sus mayores activos. Cuando tiene dudas por preocuparse por el fracaso, se hace más pequeño. Un hombre inteligente considera la posibilidad del fracaso, pero no se preocupa inútilmente. Acepta que si el resultado es el fracaso, puede lidiar con él.

Un hombre crece más de los fracasos que del éxito. El éxito no puede probar su determinación en la forma en que el fracaso puede. El éxito tiene sus desafíos, y un hombre aprende más sobre sí mismo cuando se enfrenta a desafíos que implican un riesgo. Cuando un hombre juega a lo seguro, pierde su vitalidad, y pierde sus ventajas.

4. Tenga confianza.

Un hombre habla y actúa con confianza. Es dueño de su actitud.

Un hombre no adopta una postura de confianza porque sabe que tendrá éxito. Sabe que a menudo el fracaso es un resultado probable. Pero aún cuando las probabilidades de éxito están claramente en su contra, de igual forma emite confianza. No es porque sea ignorante o esté en negación. Es porque se está demostrando a sí mismo que tiene la fuerza para superar sus propias dudas. Esto refuerza su coraje (valor) y persistencia, dos de sus aliados más valiosos.

Un hombre está dispuesto a ser derrotado por el mundo. Está dispuesto a ser derribado por circunstancias independientes a su voluntad. Pero él se niega a ser abrumado por sus propias dudas. Él sabe que cuando deje de confiar en sí mismo, estará perdido. Él se rendirá frente al destino cuando sea necesario, pero no se rendirá por miedo.

5. Expresar el amor de manera activa.

Un hombre es un donante activo del amor, no un receptor pasivo. Un hombre es el primero en iniciar una conversación, el primero en pedir lo que se necesita, y el primero en decir "Te amo". Esperar a que alguien dé el primer paso es impropio de él. El universo no responde positivamente a sus dudas. Sólo cuando está en movimiento las compuertas de la abundancia se abren para él.

El hombre es la exhalación de la fuente de energía. Es su trabajo - su deber - compartir su amor con el mundo. Él debe abstenerse de tomar la energía de los demás y convertirse a sí mismo en un transmisor de energía vibrante. Debe permitir que la energía fluya desde la fuente, a través de él, al mundo. En el momento en que asume este papel, no tiene duda de que esta viviendo como su verdadero yo.

6. Re-canalizar la energía sexual.

Un hombre no oculta su sexualidad. Si otros se achican ante él porque él es muy masculino, simplemente les permite tener su reacción. No hay necesidad de que baje su energía sólo para evitar asustar a los tímidos. Un hombre acepta las consecuencias de ser hombre, él no se disculpa por su naturaleza.

Un hombre se cuida de no permitir que su energía se estanque en el ámbito de la lujuria. Distribuye gran parte de su energía sexual en su corazón y en su cabeza, donde se puede utilizar para sus valores más importantes en lugar de sólo para su instinto animal. (Usted puede hacer esto mediante la visualización de la energía en aumento, en expansión, y, finalmente, que fluye a lo largo de todo su cuerpo y más allá.)

Un hombre canaliza su energía sexual a sus objetivos basados en su corazón. Él siente esa energía pulsando en su interior, empujándole a actuar. Se siente incómodo estando quieto. Él permite que su energía sexual explote a través de su corazón, no sólo de sus genitales.

7. Enfréntate a tus miedos.

Para un hombre, tener miedo de algo es razón suficiente para hacerlo. El miedo de un hombre es un llamado a probarse a sí mismo. Cuando un hombre se esconde de sus temores, él sabe que no esta alineado con su verdadero yo. Se siente débil, deprimido, y desamparado. No importa cuanto trate de consolarse a sí mismo y lograr un estado de paz, no puede superar su sentimiento interno de temor. Sólo al enfrentarse a sus miedos un hombre experimenta paz.

Un hombre convierte al riesgo en un amigo. No corre ni se esconde de las pruebas del miedo. Se vuelve hacia ellos y se los enfrenta audazmente.

Un hombre tiene éxito o fracasa. Un cobarde no hace el intento. Los resultados concretos son de menor interés para un hombre que su rumbo.

Un hombre se siente como un hombre cada vez que se enfrenta de la manera correcta, mirando directamente a sus temores. Se siente más como un hombre cuando él avanza en dirección a sus miedos, como si navegara por los vientos de un grito interno.

8. Honra la masculinidad de otros hombres.

Cuando un hombre ve a un amigo llevando a cabo una nueva empresa que claramente va a llevar al fracaso, ¿qué hace el hombre? ¿Advierte a su amigo de ese camino? No, el hombre alienta a su amigo para continuar. El hombre sabe que es mejor para su amigo fallar con confianza y aprender de la experiencia del fracaso. El hombre honra la decisión de su amigo para llegar y hacer el intento. El hombre no puede negar a su amigo los beneficios de una experiencia de fracaso. El hombre puede ofrecer su guía a su amigo, pero él sabe que su amigo debe fallar repetidamente con el fin de desarrollar la auto-confianza y el coraje (valor).

Cuando ves a un hombre en el gimnasio batallando para levantar peso, ¿saltas y le dices: "Deja que te ayude con eso. Tal vez los dos podemos levantarlo juntos"? No, eso lo privaría de la experiencia de crecimiento - y probablemente convertirlo rápidamente en tu enemigo.

La ruta de los hombres está llena de obstáculos. Por lo general cuenta con más fracasos que éxitos. Estos obstáculos ayudan a un hombre a descubrir lo que es verdaderamente importante para él. A través de los repetidos fracasos de un hombre, aprende a persistir en la búsqueda de objetivos dignos y abandonar los objetivos que son indignos de él.

Un hombre puede soportar ser derribado varias veces. Por cada contratiempo físico que experimenta, goza de un avance espiritual, y eso es suficiente para él.

9. Aceptar la responsabilidad de sus relaciones.

Un hombre elige conscientemente a sus amigos, amantes y socios. Busca activamente la compañía de personas que inspiran y lo desafían, y voluntariamente abandona a los que lo detienen.

Un hombre no culpa a otros por sus problemas en sus relaciones. Cuando una relación ya no es compatible con su camino basado en su corazón, se inicia la ruptura y sale sin culpa y sin culpar.

Un hombre se hace responsable de las relaciones que permite en su vida. Responsabiliza a los demás por sus comportamientos, pero se hace responsable de su decisión de tolerar esos comportamientos.

Un hombre enseña a otros cómo tratarlo en las relaciones que está dispuesto a permitir que en su vida. Un hombre se niega a llenar su vida con relaciones negativas o destructivas, sabe que es una forma de auto-abuso.

10. Morir bien.

Un gran desafío del hombre es desarrollar la fuerza interior para expresar su verdadero ser. Debe aprender a compartir su amor con el mundo sin reservas. Cuando un hombre está convencido de que él ha hecho eso, él puede hacer las paces con la muerte. Pero si no lo hace, la muerte se convierte en su enemigo y lo persigue todos los días de su vida.

Un hombre no puede morir bien, a no ser que haya vivido bien. Un hombre vive bien cuando acepta su mortalidad y obtiene fuerza de saber que su existencia física es temporal. Cuando un hombre se enfrenta y acepta la inevitabilidad de la muerte... cuando se aprende a ver la muerte como su aliado en vez de su enemigo... por fin es capaz de expresar su verdadero ser. Así que un hombre no está preparado para vivir hasta que acepta que ya está muerto.

¿Cómo ser mujer?

Ahora, ¿quién va a escribir "¿Cómo ser mujer?" :)

Voy a decir una cosa. Si usted puede escribir el tema "Cómo ser mujer" del artículo, siga adelante, publiquelo en su sitio, y envíeme un correo electrónico con un enlace al escrito. La semana que viene voy a hacer un post que una todas las presentaciones de calidad que reciba. Erin y yo seleccionaremos el artículo que consideremos el más perspicaz, y a ese enlace se dará especial protagonismo en la parte superior de resultados. Así que, básicamente, el premio es un enlace permanente y tráfico grátis.

Sólo voy a vincular a nuevos artículos que crea que ofrecen un valor real para el lector (es decir, ideas interesantes y originales), por lo que no se molesten en presentar una pieza de pelusa descuidadamente por escrito o un artículo viejo sólo para obtener un enlace. Prefiero enlazar a 5 artículos reflexivos que 50 mediocres. Si usted puede escribir bastante bien, no tiene de que preocuparse.

No hay requisitos de cómo dar formato a ese artículo (no tiene que seguir el formato de diez puntos del artículo de arriba). Usted puede utilizar cualquier estilo, incluyendo la redacción de una obra estrictamente humorística. La principal consideración es la cantidad de valor y la visión que aporte.

Vamos a dar a esto un plazo de alrededor de 4 días, así que todas las propuestas deben ser recibidas para las 7 pm PST (que es GMT-8) el martes, 13 de mayo. Voy a publicar los resultados tan pronto como Erin y yo tengamos tiempo suficiente para examinar los envíos. Nunca he hecho esto antes, así que no tengo idea cuantas aportaciones tendremos, pero me imagino que será en entre 1 y 50.

No tienes que ser una mujer para participar, pero hay una buena probabilidad de que te ayude serlo.

PD: Si te sientes ofendido por la totalidad o parte de este artículo, puedes encontrar muchos más artículos que te ofendan en el Archivo.

Actualización mayo 14, 2008: El desafío del artículo "¿Cómo ser mujer?" ya está cerrado, por lo que ya no estamos teniendo en cuenta las nuevas presentaciones. 52 se recibieron - Wow! Erin y yo vamos a leerlas, y voy a hacer un resumen tan pronto como haya terminado.

Enlace al artículo original:

http://www.stevepavlina.com/blog/2008/05/how-to-be-a-man/