Desarrollo Integral Desarrollo Integral para las Personas

18Feb/11Off

33 Reglas para Aumentar Tu Productividad

33 Reglas para Aumentar Tu Productividad

En este artículo: Consejos para aumentar tu productividad.

Las Heurísticas son normas destinadas a ayudar a resolver problemas. Cuando un problema es grande o complejo, y la solución óptima no esta clara, la aplicación de una heurística permite empezar a hacer progresos hacia una solución, aunque no se puede visualizar la ruta completa desde el punto de partida.

Supongamos que tu meta es subir a la cima de una montaña, pero no hay un camino que seguir. Un ejemplo de una heurística sería: Dirígete directamente hacia la cumbre hasta llegar a un obstáculo que no puedas cruzar. Cada vez que llegues a dicho obstáculo, sigue por la derecha hasta que seas capaz de dirigirte hacia la cima una vez más. Esta no es la heurística más inteligente o integral, pero en muchos casos va a funcionar muy bien, y finalmente te llevará a la cima.

Las Heurísticas no garantizan que encontrarás una solución óptima, ni siquiera garantizan una solución en absoluto. Pero hacen un buen trabajo en resolver ciertos tipos de problemas. Su fuerza radica en romper el candado de la indecisión y te pone en acción. A medida que tomes acción comenzarás a explorar el espacio de soluciones, lo que profundizará tu comprensión del problema. A medida que adquieras conocimientos sobre el problema, puedes corregir el rumbo en el camino, y con esto mejorar tus posibilidades de encontrar una solución. Si intentas resolver un problema que inicialmente no sabes cómo resolver, a menudo encontraras una solución a medida que avanzas, una que nunca podrías haber imaginado sin comenzar a moverte. Esto es especialmente cierto en el trabajo creativo y en el desarrollo de software. A menudo ni siquiera sabes exactamente lo que estás tratando de construir hasta que empiezas a hacerlo.

Las Heurísticas tienen muchas aplicaciones prácticas, y una de mis áreas favoritas de aplicación es la productividad personal. Las heurísticas de la productividad son reglas de comportamiento (algunas generales, algunas específicas dependiendo de la situación) que nos pueden ayudar a hacer las cosas de manera más eficiente. Éstas son algunas de mis favoritas:

  1. Suprímela. La manera más eficaz de completar una tarea es eliminarla. Si no es necesario hacerla, quítala de tu lista de tareas.
  2. Metas diarias. Sin un enfoque claro, es muy fácil sucumbir a las distracciones. Establece objetivos para cada día con antelación. Decide lo que vas a hacer y luego hazlo.
  3. Primero lo peor. Para derrotar a la morosidad, aprende a hacer frente a las tareas más desagradables a primera hora de la mañana en vez de retrasarlas hasta más tarde en el día. Esta pequeña victoria marca la pauta para un día muy productivo.
  4. Horas pico. Identifica tus periodos más productividad, y programa tus tareas más importantes para esos tiempos. Trabaja en tareas de menor importancia durante en resto del tiempo.
  5. Zonas de NO-comunicación. Asigna bloques de tiempo ininterrumpido para el trabajo en solitario cuando requieras concentrarte. Programa tareas más relajadas, que pueden ser interrumpidas para tus períodos abiertos a la comunicación y proyectos más desafiantes para tus períodos de no-comunicación.
  6. Mini-hitos. Cuando comienzas una tarea, identifica el objetivo que debes alcanzar antes de poder dejar de trabajar. Por ejemplo, cuando trabajas en un libro, podrías decidir no levantarte hasta haber escrito por lo menos 1000 palabras. Alcanza tu meta a toda costa.
  7. Timeboxing. Toma un período de tiempo fijo, como 30 minutos, y avanza de manera importante en una tarea. No te preocupes por hasta que punto llegarás. Sólo aparta ese tiempo. Ve mi artículo sobre Timeboxing para más información.
  8. Procesamiento por lotes. Agrupa tareas como las llamadas telefónicas o hacer mandados en un solo lote, y complétalas en una sola sesión.
  9. Madruga. Levántate temprano en la mañana, como a las 5 am, y ve directamente a trabajar en tu tarea más importante. A menudo se pueden hacer más cosas antes de las 8am que la mayoría de la gente hace en un día.
  10. El Cono del Silencio. Toma tu computadora portátil y desactiva la red o el acceso Wi-Fi, y ve a un lugar donde puedas trabajar a toda máquina sin distracciones, tal como una biblioteca, parque, cafetería, o tu propio patio trasero. Deja tus gadgets de comunicación detrás.
  11. Tempo. Deliberadamente eleva el ritmo y trata de moverte un poco más rápido de lo habitual. Habla más rápido. Camina más rápido. Escribe más rápido. Lee más rápido. Vete a casa más pronto.
  12. Relajarse. Reduce el estrés a través de la creación y cuidado de un área de trabajo libre de desorden. Ver 10 maneras de Relajar el espacio de trabajo.
  13. Orden del día. Describe con claridad los programas por escrito a los participantes en una reunión de antemano. Esto mejora enormemente la atención y la eficiencia en las reuniones. Se puede utilizar para llamadas de teléfono también.
  14. Pareto. El principio de Pareto es la regla 80-20, que establece que el 80% del valor de una tarea requiere el 20% del esfuerzo. Centra tu energía en ese 20% crítico, y no sobre-trabajes en el 80% restante.
  15. Prepara, apunta y dispara. Vence la dilación, y actúa inmediatamente después de establecer una meta, aunque la acción no este perfectamente planeada. Siempre se puede ajustar por supuesto a lo largo del camino.
  16. El Hombre del Minuto. Una vez que tienes la información que necesitas para tomar una decisión, inicia un cronometro de tiempo y date sólo 60 segundos para tomar la decisión real. Tomate todo un minuto para vacilar y preguntarte dos veces todo lo que quieras, pero termina con una opción clara. Una vez que tomes tu decisión, ponte en marcha.
  17. Plazos. Fija un plazo para completar una tarea, y utilízalo como un punto focal para mantenerte en el camino.
  18. Promesas. Dile a otros de tus compromisos, ya que te ayudarán a hacerte responsable.
  19. Puntualidad. Pase lo que pase, llega a tiempo. Llega temprano.
  20. Intervalos de lectura. Utiliza la lectura para completar los tiempos muertos, como la espera de una cita, hacer filas, o mientras el café se está haciendo. Si eres un hombre, incluso puedes leer un artículo mientras te afeitas (preferiblemente con una maquinilla de afeitar eléctrica). Eso sería 365 artículos al año.
  21. Resonancia. Visualiza tu objetivo como que ya se ha logrado. Ponte en un estado de estar allí en realidad. Hazlo realidad en tu mente y pronto lo veras en tu realidad.
  22. Premios Brillantes. Date recompensas frecuentes por tus logros. Ve una película, regálate un masaje profesional, o pasa un día en un parque de diversiones.
  23. Cuadrante # 2. Separa las tareas verdaderamente importantes de las urgencias normales. Asigna bloques de tiempo para trabajar en el crítico cuadrante 2, tareas que son importantes pero raramente urgentes, como el ejercicio físico, escribir un libro, y encontrar una relación de pareja.
  24. Continuidad. Al final de tu jornada de trabajo, identifica la primera tarea que vas a trabajar al día siguiente, y prepara los materiales con anticipación. Al día siguiente comienza a trabajar en esa tarea inmediatamente.
  25. Corta en trocitos. Separa los proyectos complejos en tareas más pequeñas bien definidas. Y enfócate en completar una de esas tareas a la vez.
  26. Una sola sesión. Una vez que empieces una tarea, sigue con ella hasta que este 100% completa. No deje tareas a medias. Cuando las distracciones aparezcan, anótalas para atenderlas más adelante.
  27. Aleatoriedad. Elije una pieza totalmente al azar de un proyecto más amplio y complétala. Paga una factura al azar. Haz una llamada telefónica. Escribe la página 42 de tu libro.
  28. Increíblemente malo. Derrota el perfeccionismo completando una tarea de forma terrible de manera intencional, a sabiendas de que nunca compartirás los resultados con nadie. Escribe un post sobre el sabor de la sal, diseña un sitio web horriblemente y disfuncional, o crea un plan empresarial que garantice una quiebra en el primer año. Con un primer proyecto verdaderamente horrible, no hay a dónde ir sino hacia arriba.
  29. 30 días. Identifica un nuevo hábito que te gustaría tomar, y comprométete a seguirlo por tan sólo 30 días. El compromiso temporal es mucho más fácil de mantener que uno permanente. Lee el artículo Logra el exito en 30 días para más detalles.
  30. Delega. Convence a alguien más para que lo haga por ti.
  31. La polinización cruzada. Inscríbete en artes marciales, inicia un blog, o únete a un grupo de improvisación. A menudo encontrarás ideas en un campo que puede aumentar tu rendimiento en otro.
  32. Intuición. Sigue tu instinto. Probablemente sea correcto.
  33. Optimización. Identifica los procesos que utilizas con más frecuencia, y anótalos paso a paso. Mejóralo en papel para una mayor eficiencia. A continuación, implementa y prueba la mejora de los procesos. A veces no podemos ver lo que está justo delante de nosotros hasta que se examina bajo el microscopio.

Lee las siguientes dos partes de esta serie aquí: Volumen 2Volumen 3

Enlace al artículo original (en inglés):

http://www.stevepavlina.com/blog/2007/05/33-rules-to-boost-your-productivity/

¿Te gustó este artículo?

¡Suscríbete a nuestro feed RSS!

Comentarios (2) Trackbacks (0)
  1. Hace 3 días empece a leer sus articulos y la verdad me parecen super interesantes y quiero aplicarlos en mi vida diaria

  2. Buscando por ahí he encontrado este artículo.

    Me parecen muy buenos consejos, y muy fáciles de implementar en su mayoría. Aunque por mi experiencia, lo más efectivo suele ser aprender a decir NO y planificar de forma realista las tareas.

    Un saludo.


Trackbacks deshabilitados.